BLOGS

España sale del coma tras arrasar a Venezuela

16/08/2017 14:47 CEST | Actualizado 16/08/2017 20:35 CEST

EFE

La selección española empieza a despertar tras la devastadora lesión de uno de sus baluartes, Sergi Llull. Va a costarle a la Ñba reponerse de la baja de uno de sus líderes porque el duelo de anoche no era un envite para medir sus posibilidades de cara al Europeo. El balear era el jugador más en forma de Europa y el principal argumento en la línea exterior. El gran estandarte del equipo, Pau Gasol, así lo admitía en la previa: "Fue un golpe psicológico y emocional para nosotros, porque es una persona a la que quieres y es muy importante en este equipo".

El choque sirvió para que Epi le pasara el testigo personalmente a Juan Carlos Navarro, quien le superó en número de partidos jugados con el combinado nacional (240) y se convirtió en el jugador que más veces ha defendido la camiseta de la selección. Pau Gasol, su amigo del alma, le dedico unas bonitas palabras y Navarro estuvo al borde de las lágrimas con el modélico homenaje que le preparó la federación, muy al estilo de la NBA. Una grata noticia dentro del panorama un tanto desolador que se respira en el seno del equipo. Las renuncias de Felipe, Rudy, Mirotic, sumadas a las bajas de Llull, Pau Ribas y Claver provocarán que el combinado nacional se tenga que valer de su potentísimo juego interior, con los hermanos Gasol como grandes exponentes y la ayuda de los jóvenes Willy y Oriola, que siguen demostrando muy buenas maneras.

Flickr FEB
Gasol le da la enhorabuena a su amigo Navarro por superar el récord de Epi

Como casi siempre –y anoche no fue una excepción- Pau y Marc volvieron a ser decisivos. Cada pelota que recibían en el poste acababa en canasta o asistencia. El primer cuarto se cerró con un elocuente 24-9 (con 11 puntos de los hermanos Gasol). Este juego interior es la envidia de la Europa baloncestística. Con Llull, España sería favorita al oro. Sin él, las medallas deben ser el objetivo. "Depende de cómo las consigas, pueden saber mejor o peor", explicaba Pau. Su íntimo amigo, Juan Carlos Navarro, deleitó con acciones marca de la casa y mostró que puede aportar en momentos claves. Como el mismo ha indicado en las últimas semanas, no está para 30 minutos, pero su experiencia y talento pueden ser muy útiles; y más tras la baja de Llull. El capitán se fue hasta los 9 puntos en apena 13 minutos.

El encuentro quedó sentenciado en la primera mitad (53-21), cuando el banquillo de los locales, con Navarro, Juancho Hernangómez y Sergio Rodríguez a la cabeza, evidenció su superioridad sobre el de Venezuela, a pesar de los intentos de José Vargas y Anthony Pérez de mantenerlo con vida.

Javier Marcos
España dejó a Venezuela sin aliento desde el primer minuto

La segunda parte sirvió para dar minutos a los jugadores menos habituales y evaluar su disponibilidad para cuando las dificultades, que llegarán, acechen al equipo. Pau ni siquiera salió a disputarla por culpa de una pequeña gripe. Scariolo dijo que si el partido hubiera requerido su presencia, habría salido a la pista.

Un desenlace esperado (90-44) para un choque que valió para empezar a lamerse las heridas y coger ritmo de cara a un campeonato de Europa que va a ser más exigente que nunca.

Ficha del partido

90 - España (24+29+15+22): Rubio (7), San Emeterio (7), Sastre (2), Marc Gasol (16) y Pau Gasol (2) -quinteto titular-, Rodríguez (10), Navarro (9), Willy Hernangómez (12), Vives (-), Oriola (11), Abrines (3) y Juancho Hernangómez (11).

44 - Venezuela (9+12+17+6): Vargas (6), Graterol (6), Chourio (3), Pérez (10) y Colmenares (7) -cinco inicial-, Bravo (-), Cox (9), Cazorla (-), Ruiz (-) y García (3).