BLOGS

Construir Galicia(s): lugar, elecciones y política nacionalista

16/08/2017 07:38 CEST | Actualizado 16/08/2017 07:38 CEST

EFE

Una lectura muy recomendable para este verano es el libro Construir Galicia(s). Lugar, elecciones y política nacionalista, publicado en la editorial Trama por la profesora de Geografía Política de la Universidad Complutense de Madrid, María Lois. En un ejercicio de introspección respecto del nacionalismo gallego como muy pocos han conseguido, la autora se pregunta el porqué de la desigual distribución electoral del Bloque Nacionalista Galego (BNG), atendiendo para ello a cómo los elementos sociales, económicos o culturales configuran el voto nacional.

Algo muy sugerente en la particular visión del nacionalismo en Galicia que plantea la autora, pasa por deconstruir la tradicional forma monolítica en que se concibe la nación, de manera tal que se entiende que ésta resulta de un proceso de construcción dinámica que termina siendo un punto en el que se yuxtaponen individualidades, colectividades y prácticas que construyen la cotidianidad.

En este trabajo, el lugar no es solo un referente ubicacional, más bien todo lo contrario. Es el punto de convergencia de un comportamiento electoral en el que se integran distintas escalas geográficas junto a elementos identitarios y de pertenencia, además de otras conexiones sociales y económicas. Por esto, el nacionalismo se interpreta como un constructo social dinámico, en continua transformación, atravesado por multitud de vectores y factores que solo en su complejidad permiten entender los cambios y transformaciones tanto en el relato como en las prácticas políticas que lo acompañan.

En lo que particularmente tiene que ver con el BNG, en el libro se muestra cómo aquél ha evolucionado notablemente desde finales de los setenta hasta mediados de la década pasada. Esto es, a través de un proceso de cambio en el que el nacionalismo gallego inicia emergiendo en la arena política gallega y española desde un intento de vertebración política territorial particular hasta erigirse como una opción en búsqueda de la hegemonía. En toda esta transformación, también de prácticas y discursos, se analiza la distribución del voto en función del tipo de elección – autonómica, nacional, europea – donde la penetración territorial es sustancialmente distinta a lo largo del tiempo, y que para la autora supone aceptar una de las hipótesis más sugerentes del libro: la concurrencia de 315 Galicia(s) – es decir, una Galicia por cada uno del total de concellos existentes.

Un excelente trabajo académico que nos deja la comprensión de la intrincada diversidad de lugares en Galicia, cuya única característica común es la de compartir un apoyo tan notable como distintivo al BNG.

Es así que podemos observar cómo varían los resultados electorales del BNG en atención a particulares pautas de arraigo territorial de manera tal que se reivindican influencias diferenciales en idénticos procesos de cambio socioeconómico o de construcción de significados del escenario autonómico en el comportamiento político gallego. Dicho de otro modo, resulta imposible explicar el voto al BNG como un mero voto identitario, basado en la generalización de la politización de una serie de dificultades culturales, incluso en los casos de mayor apoyo electoral.

De esta manera, el nacionalismo dista de poder entenderse como un fenómeno autónomo pues de ser así no sería posible explicar los cambios porcentuales del voto o su avance asimétrico en Galicia. Un cambio que puede identificarse, de acuerdo con Lois, a tres fases claramente diferenciadas. Una, entre 1977 y 1982, donde el BNG encuentra su mayor apoyo en el medio rural de Lugo y Ourense. Otra, entre 1981 y 1989, en la que el apoyo electoral se incrementa en escenarios de cariz industrial como en el área de influencia de Vigo, u otros enclaves como la periferia de Ferrol o la costa coruñesa. Finalmente, desde 1991 el BNG se refuerza en el medio rural y semiurbano, toda vez que empieza a tener mayor presencia en las zonas urbanas, a partir de las elecciones municipales de 1995 - cuando desaparece la no penetración territorial del BNG y se presenta una mayor uniformidad interprovincial, con el paso de una concentración rural y periférico-industrial a núcleos urbanos.

Finalmente, el libro nos depara muchas más cosas, como todo un ejercicio cartográfico electoral del voto nacionalista en buena parte de la vida democrática del BNG o un estudio comparado en torno a los municipios de Allariz (Orense) y Fene (La Coruña) con el que se consigue mostrar de qué modo dos municipios antagónicos en su estructura económica, social y cultural dan cuenta de cómo los procesos de construcción de la imagen de una comunidad nacional, inspirada en la homogeneidad, responden a diferentes intereses, preferencias o valores, aun cuando el apoyo al BNG resulta un factor compartido.

Así, por todo, nos encontramos ante un excelente trabajo académico que nos acerca a la compleja realidad de la práctica política nacional en Galicia, nutrida de un meticuloso trabajo de campo, y que como principal aportación nos deja la comprensión de la intrincada diversidad de lugares en Galicia cuya única característica común es la de compartir un apoyo tan notable como distintivo al BNG.