BLOGS

¿Padres sonámbulos, hijos sonámbulos?

29/08/2015 10:02 CEST | Actualizado 29/08/2016 11:12 CEST

2015-08-26-1440619651-8060320-6041578611_d7b0c9ecb8_o.jpg

Foto: WIKIPEDIA

Es muy probable que conozcas a alguien que es sonámbulo, o que tu hija o hijo se levanten por la noche a caminar estando dormidos. Se estima que el cuatro por ciento de los adultos y hasta el diecisiete por ciento de los chicos tienen sonambulismo.

Un estudio científico recientemente publicado demostró que los hijos de padres sonámbulos tienen mayor probabilidad de presentar ese comportamiento. En la mayoría de los casos, desaparece en la adolescencia, y no requiere ningún tratamiento específico.

El sonambulismo se presenta entre los tres y siete años de edad, aunque en algunos casos también puede ocurrir hasta los doce años de edad. En Montreal, Canadá, este grupo científico analizó a 1.940 chicos que nacieron en 1997 y 1998, y fueron estudiados desde marzo de 1999 a marzo de 2011.

Descubrieron que el factor genético (hereditario) juega un rol clave. Según su estudio, el 22,5% de los chicos tenía sonambulismo cuando no tenía historia familiar. El porcentaje aumentaba al 47,4% para los niños cuya madre o cuyo padre tenía una historia de sonambulismo. Y cuando ambos progenitores habían vivido esta experiencia en el pasado, esta situación se daba en 61.5% de los chicos.

Por lo tanto, podemos ver que, de acuerdo con las estadísticas generales, cuando sólo uno de los progenitores han tenido una historia previa de sonambulismo el, riesgo de tenerlo sus hijos aumenta 2,8 veces. Mientras que cuando ambos progenitores han tenido sonambulismo, el riesgo de sus hijos de padecerlo aumenta 3,6 veces.

Se desconoce la causa de sonambulismo en los niños, aunque está asociado a la falta de descanso, la ansiedad y el cansancio. También se ha demostrado que los chicos que sufren bullying (maltrato escolar) tienen mayor riesgo de desarrollar sonambulismo.

Esta alteración transitoria se presenta en las primeras horas de la noche, donde se produce el sueño profundo.

Por otro lado, cuando un adulto presenta sonambulismo, puede ser a causa del uso de algunas sustancias como el alcohol, medicamentos o drogas ilegales. Hay que descartar la posibilidad de un trastorno mental. Según consideran los autores de este estudio, el sonambulismo está causado por la alteración (variantes/modificaciones) de genes que participan en el sueño profundo y en el mecanismo del sueño en general.

Un mensaje importante para los padres: el sonambulismo no es grave. En la mayoría de los casos, los niños caminan dormidos sólo segundos o minutos, y no más de diez minutos. No es peligroso, ni tiene repercusiones negativas en el desarrollo de sus hijos. Y desaparece cuando los chicos crecen, generalmente en la adolescencia.

Toda esta información es muy valiosa, ya que los padres podrán adoptar medidas preventivas como cerrar bien las ventanas y poner protecciones en las escaleras para evitar accidentes.

Si te interesan estos temas, puedes leer mi nuevo libro Genética. Cómo puede cambiar nuestras vidas (Paidós).

OFRECIDO POR NISSAN