BLOGS

Un señor Sol de plata para 'El Huffington'

02/06/2015 07:15 CEST | Actualizado 01/06/2016 11:12 CEST

El jurado de El Sol, el Festival Iberoamericano de la Comunicación Publicitaria, celebrado este fin de semana en Bilbao, ha otorgado un Sol de plata a nuestra campaña para El Huffington Post.

Es un premio importante. Y nada fácil de conseguir. En el festival compiten miles de campañas de todos los países de habla hispana. El nivel de la publicidad que se hace en Iberoamérica es cada vez alto. Brasil, Argentina y España ya eran desde hace tiempo grandes potencias creativas a nivel publicitario, pero en los últimos años se está haciendo muy buen trabajo en otros muchos lugares, como México, Colombia, Perú y, por supuesto, el mercado latino de Estados Unidos.

¿Qué tiene de especial esta campaña para que el jurado haya decidido distinguirla entre muchas otras rodadas con presupuestos 50 veces más grandes?

Creo que su éxito se debe esencialmente a las circunstancias en las que nació. Y en concreto, a algo que resulta clave para sacar adelante cualquier trabajo creativo: la falta de filtros innecesarios en el proceso. La filosofía con la que montamos Pingüino Torreblanca hace exactamente un año tiene mucho que ver con eso: dos creativos que fundan una agencia con la intención de tener una comunicación lo más directa posible con el anunciante. Por eso, para nosotros fue un auténtico lujo tener como interlocutores directos a quienes se arremangan cada día para hacer el Huff en España. Pudimos escuchar de primera mano qué es El Huffington Post tomando un café con Montse y volver a compartir y debatir directamente con ella y a Guillermo lo que se nos había ocurrido.

¿Y qué se nos ocurrió? Bueno, lo primero que hicimos fue dar con un concepto que desde nuestro punto de vista definía muy bien por qué El Huffington es como es: "La realidad ha cambiado, la forma de contarla, también." Así es, nos está tocando vivir una época alucinante, en la que están pasando cosas que no tienen nada que ver con las que sucedían tan solo 10 años atrás. Por eso, no podemos seguir contándolas de la misma manera. Y por eso, El Huffington es como es. Una vez que encontramos esa Little Big idea, nos pusimos a pensar en como contarla con los pocos medios de los que disponíamos. Decidimos usar el humor, porque también es una parte esencial del ADN del Huff , y enfocamos la producción de las piezas de una forma muy simple y con un espíritu muy casero y artesanal, para lo cual fue importantísima la plena libertad creativa con la que pudimos trabajar.

En fin, que estamos muy felices. Este premio se une al bronce conseguido en el Anuario del Club Español de Creativos el pasado mes de marzo, al premio de la revista Anuncios de enero y el Ondas 2014 en radio. ¡A ver si sigue la racha!