BLOGS

¿Prohibir las viviendas de alquiler vacacional?

03/06/2013 08:14 CEST | Actualizado 02/08/2013 11:12 CEST

¿Se puede permitir España refrenar un sector que genera 1.453 millones de euros directos y 550 millones indirectos? Yo creo que no.

Según el INE, en España hay alrededor de 120.000 viviendas de alquiler turístico, 23.000 familias viven directamente del alquiler vacacional y otras 7.500 están relacionadas indirectamente con él. En paralelo, gracias a Internet, el alquiler de vacaciones ha experimentado un crecimiento muy importante en los últimos años. Un ejemplo que puede ayudar a contextualizar la situación lo encontramos en la evolución del buscador de alojamientos de vacaciones homeaway.es que, en apenas 3 años, ha pasado de anunciar 15.000 alojamientos a ofrecer más de 36.000, sólo en España, y más de 460.000 en un total de 142 países.

La reciente modificación de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) aprobada por el Congreso, cede a las Comunidades Autónomas (CC.AA.) la capacidad de regular a discreción el alquiler vacacional. Esto supone una incoherencia con la política general del Gobierno, que en paralelo está trabajando en un Proyecto de Ley de Garantía de la Unidad de Mercado y genera inseguridad respecto a las condiciones que las CC.AA. pueden estar valorando.

Una oportunidad única para mejorar

La decisión no es necesariamente negativa, siempre que se favorezca el desarrollo de una normativa armonizada y equilibrada. Hay que evitar a toda costa la fragmentación en la regulación, lo que estancaría la competitividad del sector, generaría desigualdades importantes entre regiones y dificultaría la promoción del producto "alquiler vacacional a escala internacional", igual que ya ha sucedido con otras modalidades de alojamiento turístico, como el turismo rural.

En realidad, deberíamos sentar las bases adecuadas para desarrollar una legislación armonizada sobre el alquiler vacacional en el territorio español, adaptada a la realidad del sector y de fácil cumplimiento para los propietarios.

La prohibición no es la vía para incentivar el sector

Hay que actuar con prudencia. La modificación de la LAU está generando inseguridad y una sensación de indefensión entre los propietarios de este tipo de alojamientos ya que, en muchos casos, la CCAA en la que tienen sus alojamientos carece de una regulación específica. Recordemos no obstante que en su defecto, se aplica a partir de ahora el régimen de los arrendamientos de temporada, que no sufre modificación. Por eso es importante hacer un llamamiento a la responsabilidad, dada la importancia de la actividad económica que genera el alquiler vacacional y sus beneficios innegables para España en un momento de crisis como el actual.

Por otra parte, la prohibición del alquiler de alojamientos para estancias de corta duración sería algo muy negativo para la diversidad y competitividad del turismo español, porque nuestra oferta alojativa perdería variedad y frenaría el desarrollo de una de las pocas actividades económicas que está generando crecimiento en España.

Es más adecuado optar por la vía de la apertura, siempre sobre el mayor consenso y la legalidad, por supuesto; y luchar por instaurar leyes que estructuren esta industria, la promuevan y garanticen los derechos de propietarios, inquilinos y turistas.

Es trabajo de todos los integrantes del sector turístico abogar por la colaboración permanente con las autoridades competentes y apoyar de forma constructiva las iniciativas orientadas a la unificación de políticas que faciliten a los propietarios la posibilidad de alquilar sus viviendas, integrándoles como parte activa del sector turístico, y gravando su actividad en términos razonables para todas las partes.

Internet y las redes sociales, un activo clave para el turismo español

Las webs de alojamientos de alquiler vacacional existentes en el mercado conforman un gran escaparate para facilitar que turistas y propietarios puedan ponerse en contacto. Además, muestran los comentarios que los usuarios hacen sobre el destino elegido tras haber estado en él de vacaciones. Esta es una de las mejores herramientas para medir el nivel de calidad del inmueble y, muy importante, otorga una visibilidad del entorno en el que está ubicado -localidad, región, CC AA- como destino turístico que puede incrementarse exponencialmente gracias a la cada vez mayor actividad de los usuarios en las redes sociales.

Gracias a las nuevas tecnologías y a las herramientas que éstas traen de la mano, el sector turístico español gana cada día en eficacia y competitividad. Potenciar el alquiler vacacional a través de la red genera puestos de trabajo, activa zonas residenciales, supone una fuente de ingresos para el entorno (comercios, bares, restaurantes, taxis, etc.) y atrae la inversión extranjera, entre otras muchas cosas. Apostemos por la suma y la pluralidad. También en turismo.