BLOGS

Acosando al acosador: 'Oleanna' de David Mamet

24/09/2017 09:33 CEST | Actualizado 24/09/2017 09:33 CEST
Teatro Bellas Artes

​​​​​​Oleanna de David Mamet trata dos de los temas más espinosos y atractivos de la sociedad norteamericana contemporánea: la problemática del acoso sexual y la implantación de la corrección política dentro de la educación superior. La obra, que fue estrenada en el año 1992, coincidió con la denuncia contra el juez Thomas, candidato al Tribunal Supremo de los Estados Unidos, por acoso sexual a una profesora universitaria.

Ha sido estrenada esta semana en el teatro Bellas Artes en versión de Juan V. Martínez Luciano, y dirección de Luis Luque, en una producción de Jesús Cimarro y Xabier Aguirre.

La obra está dividida en tres escenas o cuadros en los que vemos sendas reuniones entre un profesor, interpretado por Fernando Guillén cuervo, y su alumna Carol, interpretada por Natalia Sánchez. Anteriormente la han interpretado Elvira Heras y Gerardo Geanciti, dirigidos por Alberto Delgado y José Coronado y Irene Escolar, con dirección de Manuel de Benito (duelos memorables todos).

A lo largo de la obra profesor y alumna van intercambiando sus papeles de manera que el espectador presencia un verdadero traspaso de poder y autoridad entre uno y otro. Pese a este abierto traslado no tenemos la certeza de quién de los dos presenta legitimidad ante el público.

La primera escena se abre con una tutoría el profesor y la alumna. El profesor se encuentra encorbatado y vestido a la última; por su parte, la alumna tiene el pelo largo y suelto un pantalón vaquero y una camiseta. La alumna tiene una pregunta sobre un trabajo que realizaron del profesor y exclama sentirse inferior y menos inteligente que este. El profesor, con cierto aire arrogante, le explica una serie de conceptos básicos a la estudiante. John recibe varias llamadas telefónicas de su esposa, del profesor y su abogado al respecto de una casa que él está apunto de comprarse, toda vez que obtenga su "tenure" (la cátedra en la traducción algo inexacta que usan). En un momento de desesperación por parte de la alumna, el profesor se acerca y la toca, abrazándola y rodeándola con sus brazos mientras desciende sus manos hasta acariciar levemente su trasero.

En la segunda escena las tornas han comenzado a cambiar. El profesor ha perdido su americana y ha deshecho su corbata mientras que la alumna se ha puesto una camisa blanca por encima. El profesor ha recibido una nota disciplinaria al respecto de su comportamiento en la que se le informa que se ha formado un comité dispuesto a evaluarlo y considerar si ha cometido acoso sexual. El profesor, de nuevo con cierto aire autosuficiente, le explica a Carol que se ha preocupado por ella y que el caso no llegará a ningún sitio. Poco a poco, John se da cuenta de que la alumna cuenta con un mayor apoyo estudiantil y él con uno menor por parte del consejo universitario. Al final, John, desesperado por intentar que no presente cargos, retiene a Carol con un gesto algo violento mientras ella grita.

El último cuadro se abre con un abierto cambio de posición, el profesor, ya descamisado y con la corbata mal colocada no ha obtenido el "tenure" y su puesto corre peligro. La alumna ha presentado, sin que él lo sepa, el cargo de intento de violación, algo de lo que él se entera al final de la obra. La alumna se ofrece a negociar con él si quita una serie de libros de su programa, que incluye el suyo mismo, y le alecciona sobre fórmulas de tratamiento correcto en el aula con un argumentario políticamente correcto. Poco a poco, John se va desquiciando ante el nuevo vocabulario que le presenta la alumna, que no llega a comprender bien. Al final, pierde los papeles cuando Carol le pide que no llame a su mujer "babe" (nena) y la agrede hasta que se da cuenta de lo que ha hecho.

Teatro Bellas Artes

Los cuadros están marcados escenográficamente correctos, y algo simple, de Mónica Boromello (una mesa que se mueve por medio de unos rieles inferiores). La iluminación de Juan Gómez Cornejo combina puntos de seguimiento y subrayado emocional. El vestuario de Almudena Rodríguez es, como he mencionado, clave en la disposición de la obra.

La versión de la obra introduce una serie de elementos que pretenden enfatizar el abuso del profesor. En el original de Mamet, John solo tocaba el hombro brevemente a Carol. En la versión, la abraza y acerca sus manos hasta acariciarle levemente el trasero. Asimismo, en la impactante escena final en la que el profesor tira a la alumna al suelo mientras gestualiza desesperadamente una especie de violación y agresión violenta, encontramos un cambio significativo. El original inglés acaba con las palabras finales de Carol, la alumna, diciendo: "yeah, that's right", en el momento en que John se da cuenta de las consecuencias de sus actos.

Estas palabras, muy cargadas pragmáticamente, prácticamente indican dentro de la cultura norteamericana un acto de posesión sin límites. La versión subraya el abuso por parte del profesor y su posicionamiento de poder. Parecería que la idea fuerza que Luque y Martínez Luciano extraen de la obra original es el momento en que John habla del "white man´s burden" (la carga del hombre blanco) y que estructuraran la obra alrededor de ella. Natalia Sánchez está muy bien en su papel. En el primer acto aparece apocada, con poca presencia escénica y va creciendo a medida que avanza la obra. Es una actriz prometedora en terrenos teatrales. Guillén Cuervo, correcto, se equivocó en alguna ocasión y dio la sensación de necesitar algo más de rodaje.

En definitiva, un texto magnífico (aunque una adaptación quizá mejorable), que cuenta con un duelo interpretativo de altura.