Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Laura Cámara Headshot

Diferencias entre flujo vaginal y lubricación

Publicado: Actualizado:
Imprimir

Entendemos por flujo genital o vaginal todo aquel fluido propio del tracto genital femenino. Y no hay cosa que traiga más de cabeza a las mujeres (por lo menos en algún momento de su vida) que su flujo, sus variaciones en cantidad, aspecto y color.

Culturalmente asociamos la falta de flujo o sequedad a la esterilidad y el aumento de flujo a algo impuro o relacionado con enfermedad. Seguramente no siempre corresponderán estás percepciones con la realidad pero lo cierto es que las consultas relacionadas con el flujo genital son bastante habituales.

2016-06-21-1466505542-238217-aguacompressor.jpg

Hoy me gustaría explicarte qué es el flujo vaginal y qué es la lubricación. ¿Me sigues?

El flujo vaginal no está ahí por casualidad sino que cumple tres misiones importantes: de defensa, de reproducción y sexual.

Dentro de lo que llamamos flujo vaginal tenemos que considerar tres tipos de fluidos fisiológicos o normales:

  • Flujo basal o habitual.
  • Flujo menstrual.
  • Lubricación genital (en respuesta a la excitación sexual).

El flujo basal o habitual es la suma de los productos del tracto genital y del urogenital. También influyen la flora microbiana de la vagina y las células de defensa. El flujo está sujeto a cambios hormonales propios del ciclo vital y menstrual así como a circunstancias habituales de la vida de la mujer.

El moco cervical forma parte de este flujo habitual que cambia en función de las hormonas y con ello facilita o dificulta el paso de los espermatozoides. Podríamos decir, casi literalmente, que el moco cervical es el encargado de atrapar a los espermatozoides y de proporcionarles un buen hábitat dentro del cuerpo de la mujer para alargar el período fértil. Tiene esa textura característica de moco más o menos espeso o viscoso.

El flujo menstrual es el resultado de la descamación del endometrio que regula las hormonas. Cada mujer tiene características diferentes de sangrado que van cambiando a lo largo de su vida, pero en general podemos atribuirle un patrón cíclico. Nuestra gran amiga, la menstruación.

La lubricación, junto con la tumefacción genital, es el fenómeno genital más notable durante la excitación. Ten en cuenta que la lubricación genital no empezó a ser estudiada en el laboratorio hasta mediados del siglo XX. Así que no es de extrañar que sea un fenómeno que genere aún mucha controversia.

Existe una lubricación vaginal y otra lubricación vulvar, que es la que aporta las glándulas que se encuentran en los labios menores. Y también existe una lubricación de las glándulas uretrales y parauretrales que ha sido nombrada con diferentes nombres: fluido orgásmico o eyaculación femenina. Este último nombre se lo dieron Sevely y Bennet en 1978. Las investigaciones atribuyen este fenómeno a entre un cuatro y un diez por ciento de mujeres que segregan entre uno y quince mililitros de un líquido que, estrictamente, no es orina.

2016-06-21-1466505602-6091631-fuentecompressor.jpg

Los problemas de lubricación generan una gran demanda de consultas por parte de las mujeres, tanto en la menopausia como durante su periodo fértil.

Que levante la mano la que no haya tenido alguna vez problemas en su flujo o lubricación. Desde épocas con un flujo aumentado que te ha traído de cabeza a otras etapas con dificultades para lubricar durante las relaciones sexuales. Por no hablar de la cantidad, duración, color y olor de su menstruación.

Hablar de esto ha constituido durante mucho tiempo algo indecoroso o vergonzoso. No veo por qué, la verdad. No hay nada más femenino, más nuestro, que el flujo vaginal. Señoras, ya es hora de que visibilicemos nuestra normalidad o nuestras peculiaridades. Y sobretodo que tengamos espacios donde expresarnos.

¿Lo que te pasa a ti es raro o es lo que le pasa a un gran número de mujeres?

Este artículo ha sido publicado con anterioridad en el blog de la autora.

Si eres chico, y has leído hasta aquí, entonces no te puedes perder esto.