BLOGS

Represión en Venezuela

01/07/2017 10:26 CEST | Actualizado 01/07/2017 10:26 CEST

A pesar de las investigaciones llevadas a cabo por la Fiscalía General venezolana y de las denuncias de las organizaciones defensoras de los derechos humanos, el Gobierno de Nicolás Maduro pretende crear una matriz de opinión para vincular la muerte de los manifestantes a la oposición venezolana.

El reportaje de El Nacional del 26 de junio, titulado De las 75 víctimas de la represión, 54 fueron asesinadas por arma de fuego, cita un informe de La Fiscalía General de Venezuela donde 22 de los detenidos son funcionarios de seguridad, entre ellos, 6 guardias nacionales y 18 policías. La Fiscalía General ha ordenado la captura de otros 19 guardias nacionales, presuntos homicidas de manifestantes.

LAURA S. LERET
Manifestantes en una autopista de Caracas

Testigos y organizaciones defensoras de los derechos humanos denuncian que la Guardia Nacional utiliza canicas de metal en los cartuchos de escopetas de perdigones. A diferencia de los perdigones de plástico, las canicas de metal son letales. Se han encontrado restos de cartuchos con canicas de metal en los lugares donde la Guardia Nacional disparó contra los manifestantes.

Las últimas muertes comprueban la desesperación de las fuerzas represivas del Gobierno de Nicolás Maduro. Ya no se trata de escopetas con canicas de metal ni de bombas lacrimógenas. Los guardias nacionales disparan sus armas de reglamento en contra de los manifestantes.

LAURA S. LERET
Protesta vecinal

El 19 de junio, Fabián Urbina, de 17 años, y un puñado de jóvenes hicieron correr a un piquete de guardias nacionales. Mientras los guardias huían, uno de ellos se detiene y dispara a quemarropa contra Fabián. Un vídeo de 45 segundos muestra el momento de su asesinato.

El 22 de junio, David Vallenilla, de 22 años, lanzó piedras a una base de la aviación militar. Desde el perímetro de la base, un sargento disparó a corta distancia un "proyectil múltiple" contra el joven.

Además de la Guardia Nacional y policías, bandas de civiles armados también se hacen presentes en las protestas. Las bandas de motorizados auspiciadas por el Gobierno, los llamados colectivos, disparan al aire y en contra de los manifestantes. A continuación, se puede observar cómo un grupo de bandoleros dispersaron una manifestación que se celebró el día 28 de junio frente a un hospital.

Estos casos demuestran el uso vil de las fuerzas de represión del Estado. Un Gobierno acosado por una ola de protestas sin precedentes en la historia de Venezuela. Al cierre de esta redacción, reportan otros cinco jóvenes más fallecidos por manifestar en las calles de Venezuela. Cuatro de ellos a causa de disparos y uno fue arrollado por un vehículo. La lista de fallecidos asciende a 80 víctimas.

El Gobierno de Nicolás Maduro se niega adelantar las elecciones generales. Se empeña en una convocatoria a una Asamblea Constituyente que sustituya la Constitución vigente de 1999, aprobada en referéndum. La nueva convocatoria a una Asamblea Constituyente es el resultado de un decreto y no de una consulta popular.

LAURA S. LERET
Encuentro vecinal contra la Asamblea Constituyente que propone Maduro

ESPACIO ECO