BLOGS

Celebrar Ramadan, o al menos entenderlo

20/06/2015 09:52 CEST | Actualizado 20/06/2016 11:12 CEST
EFE/DANIEL BESORA

"Yo soy un ciudadano, no de Atenas o Grecia, sino del mundo".

Sócrates

Acercarse a Ramadán es, según mi experiencia, entender un poquito más de nuestro mundo. Es cultivar nuestra ciudadanía global a través de la cultura, la mejor herramienta para el progreso individual, social y político.

Ramadán es una manifestación religiosa, pero también social y fundamentalmente cultural dentro del Islam. La presencia del Islam en España, además de ser parte de nuestra historia, forma hoy parte esencial de nuestra contemporaneidad y un acercamiento a sus tradiciones no hace expandir nuestro sentido de ciudadanía.

Y es que en un país que estuvo tan cerrado a la diversidad y la otroidad, la presencia de musulmanas y musulmanes y la comprensión de su expresión cultural, nos va ayudando a crear una nueva narrativa de nuestra España, su memoria y su futuro.

Ramadan Karim o Ramadan Mubarak ¡que tengas un hermoso Ramadán! será el saludo más oído y visto entre mas de mil doscientos millones de musulmanes y muchas otras gentes en este mes lunar de Ramadán que empieza hoy.

Ramadán es el noveno mes del calendario lunar islámico. Este mes marca un importante periodo de pausa, de reflexión, de redefinición de metas y objetivos vitales para musulmanas y musulmanes, y muchas otras personas que eligen este mes cada año para el mismo propósito.

Un periodo para mirar dentro, para abstraerse temporalmente de una vida con poco espacio para hablarnos y encontrarnos a nosotros mismos, nuestra Verdad, Dios o cualquier otro principio que consideramos mantiene en orden nuestra vida

El ayuno de comida y líquido junto a una actitud pacifica y reflexiva de sol a sol son las características mas ostensibles de este mes. Un mes interesante sin duda para cualquier persona que aprecie la reflexión y la espiritualidad.

Pero también es un mes de celebración comunitaria y sus noches están llenas de encanto, de interacciones fraternales y sociales, combinada con una espiritualidad nocturna muy rica y diversa. Al ponerse el sol en el periodo conocido como Maghrib, el iftar, una comida ligera rompe el ayuno, terminando la noche con el suhur, pequeña comida, antes del amanecer.

Además de su objetivo espiritual, también es un mes de purificación, o detox, a nivel físico. Pero es también un mes enfocado en la solidaridad, para comprender mejor el valor de los alimentos y el agua y las dificultades de los que carecen de ellos. De esta forma, Ramadán se nos presenta como un mes de crecimiento espiritual, reorganización personal y una mayor responsabilidad social.

Si te decides a participar de este mes, puedes acercarte a esa familia musulmana vecina, y que a lo mejor no encuentras el momento de conocer. Cualquier familia musulmana estará feliz de hacerte participe de este mes.

Si eres de temperamento mas introvertido, o te apetece un poco de retiro, prueba a buscar una noche muy especial llamada Lailatul Qadr (la Noche del Destino), mencionada en el Corán, como una noche llena de luz, que cae en uno de los ultimos diez días y que sólo se descubre en el interior, pues nadie sabe cuando es. Fue en esa noche cuando ocurrió la primera revelación del Corán al Profeta Muhammad a través del Ángel Yibril, que se prolongo 23 años hasta ser completado. Esa noche y todas las noches y días de este mes son muy especiales.

Ramadan Karim, ten un hermoso y dichoso Ramadan.

Este post es una versión de un post publicado en el blog del autor