Huffpost Spain
Luis González Headshot

Los olvidados

Publicado: Actualizado:

2013-02-27-proxy4.jpg

Latoria, por Lee Jeffries

El rostro humano es un mapa físico que va registrando las huellas del pasado y que es capaz de contar historias con sólo mirar su superficie. Nos lo muestra Lee Jeffries en cada fotografía. Su trabajo puede considerarse como el de un narrador, con la particularidad de que cuenta grandes dramas en un solo plano, con una imagen fija. Cada uno de sus retratos se podría describir como una biografía compleja y sin palabras.

Su estudio está en la calle, donde busca entre los mendigos, los yonkis, los desheredados de una sociedad que convierte en fantasmas a los que no hacen pactos con ella. Son invisibles para la mayoría y deambulan sin rumbo, sin familia, sin residencia, ni destino por las calles de las grandes ciudades.

Y en los reductos de la marginalidad busca una mirada, un brillo especial en los ojos, un rostro, alguien que pueda mostrar su biografía de una manera directa, sincera y conmovedora. Por eso sus retratos son frontales, muy cercanos al retratado. Deja que la persona mire a cámara y nos cuente su historia a través de sus de sus cicatrices, de sus arrugas, de sus ojos infinitos, nítidos y claros.

A menudo, sus retratos son un puñetazo lanzado directamente contra nuestra indiferencia cotidiana. Aquí vemos a Latoria, a la que encontró vagando por las calles de Miami. Latoria, con su ojo cerrado hace su viaje a otros mundos que la hagan escapar de este, mientras abre su otro ojo para mantener el contacto con el mundo real y mirarnos. Es infinitamente más joven de lo que parece, pero por sus marcas y expresión podría haber vivido ya seis vidas y media.

Éste no ha sido el único rostro de Latoria que Lee nos ha mostrado. En otras imágenes pone al descubierto la desesperación, el abatimiento y la tristeza de esta mujer aniquilada por la vida y el crack.

Sus figuras parecen surgir de entre las sombras, como si escapasen por un segundo de las tinieblas en las que viven para mostrarnos su mirada. Y en ocasiones, la luz, el punto de vista y el tratamiento de la imagen aportan a sus imágenes una cualidad pictórica cercana al tenebrismo, con ese violento contraste entre luces y sombras. Aunque no sea el caso aquí, la dimensión humana y la dignidad que nos muestran sus retratados, unido a la luz y la extraordinaria nitidez, hacen que parezcan esculturas talladas a mano.

2013-02-27-LJ.jpg
Lee Jeffries (Bolton, Lancashire, Inglaterra, 1971)

Es casi una leyenda en las redes de fotografía como flickr o 500px. Sus imágenes cuentan con decenas de miles de visitas y son legión los que ven con asombro cada nuevo retrato. No es para menos. Es habitual ver imágenes robadas de mendigos tomadas con teleobjetivo y sin consentimiento previo, pero el trabajo de Lee es justo el contrario. Sus retratos son íntimos, cercanos, realizados tras un trabajo previo de conocimiento y profundo respeto. La crudeza de los retratos no está exenta de estilización y de un halo de dignidad y de misterio.

El encuentro con una joven sin techo en las calles de Londres cambió su manera de ver e interpretar el mundo a través de la fotografía. Hasta entonces se había movido en el ámbito de la foto deportiva, en la ciudad futbolística por excelencia, Manchester. Aquel fue el inicio de una larga serie de retratos que llega hasta nuestros días. En la actualidad trabaja en un proyecto del cineasta Terrence Malick, una prolongación del tema central que recorre su obra reciente.

500px
Flickr
Twitter
© Fotografía: Lee Jeffries
© Texto: Luis Mariano González
Copias numeradas de su obra