BLOGS

Gala Pin: "La relación de Barcelona en Comú con la oposición cambiará tras el 27-S"

26/09/2015 10:01 CEST | Actualizado 26/09/2016 11:12 CEST

2015-09-22-1442909823-9726281-FotoGalaPin.JPG
Foto: Ariadna García

Gala Pin (Valencia, 1981), destacada activista vecinal y social del barrio de la Barceloneta en los últimos años, es ahora la nueva regidora del distrito de Ciutat Vella tras la victoria de Barcelona en Comú en las pasadas elecciones municipales. Repasamos con ella cómo han sido los primeros cien días de su partido en el Ayuntamiento.

¿Qué valoración haces de estos cien primeros días de gestión, en función de las medidas propuestas y realizadas?

Han sido unos cien primeros días en los que, además de ubicarnos y ver cómo funciona la Administración por dentro, hemos seguido el plan de choque que teníamos previsto. Por ejemplo, antes de verano aprobamos la ampliación de la dotación económica para aumentar las becas a comedores escolares; hemos ampliado también el presupuesto y modificado los criterios para las ayudas al alquiler, y ahora se están iniciando estudios para realizar las obras del tranvía por la Diagonal. En general, creo que estamos aplicando el plan de choque que habíamos propuesto.

¿Cuáles son las prioridades en el distrito de Ciutat Vella a día de hoy?

Actualmente, las prioridades son la regulación del modelo turístico, la aplicación de las becas comedor y las ayudas para la vivienda. Más en concreto, estamos abordando el problema de las terrazas en coordinación con Urbanismo y la regulación de la música en directo en los bares, y se está realizando un seguimiento de las medidas para los pisos turísticos ilegales.

En relación con el turismo, como todos los veranos, en Barcelona emerge el problema del turismo masivo y de los pisos turísticos ilegales. ¿Qué medidas concretas se han tomado desde el Ayuntamiento para combatir estos problemas y descongestionar el distrito de Ciutat Vella?

La primera medida que tomamos fue la suspensión de las licencias turísticas para poder tener una foto fija y hacer un debate sobre el modelo turístico con todos los actores implicados. En Ciutat Vella hemos propuesto la posibilidad de que aquellos propietarios que tienen una multa por haber alquilado su piso de forma ilegal, lo puedan ceder durante tres años como vivienda social para condonar el 80% de su multa.

Por otra parte, hemos contactado con plataformas digitales como Airbnb para que nos faciliten información acerca de los propietarios de los pisos ilegales ya que, según la ley del turismo catalán, están obligados a hacerlo, y si se niegan, pueden ser multados por cada uno de los pisos turísticos sin número de licencia.

Por último, hemos iniciado una campaña de concienciación e información para los turistas, y ahora estamos empezando a estudiar medidas para hacer más efectiva la regulación de los vehículos eléctricos que circulan por Ciutat Vella.

La propuesta de Ada Colau de crear una red de ciudades-refugio contagió a diversos municipios y desde el Ayuntamiento de Barcelona ya se ha activado un correo (ciutatrefugi@bcn.cat) para centralizar los mensajes de ciudadanos que ofrecen su ayuda a los refugiados de Siria. ¿Cómo se está organizando la acogida de refugiados en Barcelona y qué tipo de coordinación mantiene el Ayuntamiento con el Gobierno español y la Unión Europea?

Aquí, por suerte, todos los partidos de la oposición han estado de acuerdo en que Barcelona se convierta en ciudad-refugio, y en el próximo pleno municipal se aprobará una moción para que esto sea así. Se han mantenido reuniones con el Gobierno catalán para articular esta acogida de refugiados y de momento el problema son los Estados europeos que frenan y bloquean la acogida.

Desde el Gobierno español, se ha instado a que la acogida de refugiados se haga a través de espacios profesionales y no de voluntarios, pero nosotros creemos que debe seguir habiendo una implicación ciudadana. En estos momentos, estamos trabajando en cómo se articulará.

Ada Colau estrenó su alcaldía deteniendo desahucios y recientemente el Ayuntamiento de Barcelona ha decidido multar a bancos que tienen pisos vacíos. ¿Se está consiguiendo reducir el número de desahucios?

En primer lugar, es importante recordar que la propuesta de las multas viene de una moción que presentó la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) el año pasado en distintos municipios. Las multas no tienen una voluntad recaudatoria, sino que lo que pretenden es incentivar que se movilice el parque de vivienda. En general, estamos encontrando más predisposición de las entidades financieras a colaborar, pero datos oficiales aún no tenemos.

De hecho, una de las cosas que más se ha denunciado desde los movimientos por el derecho a la vivienda es que, en una problemática tan grave como es la de los desahucios, no existan datos oficiales por ciudades. De todas formas, nosotros hemos propuesto que los distritos se impliquen mucho más en solucionar e incluso poder intervenir previamente durante los desahucios.

Hace poco presenciamos un enfrentamiento entre Guardia Urbana y vendedores ambulantes en plena Rambla de Barcelona, que acabó con varios heridos. ¿Cuál es la solución a este conflicto que plantea el Ayuntamiento para que no se repitan situaciones como la que se vivió en Salou este verano?

El fenómeno del top manta no es nuevo, y me parece escandaloso que la oposición critique ahora esta situación, cuando ellos no hicieron nada para tratar de resolverlo cuando tuvieron la ocasión. Nosotros creemos que, para poder encontrar una solución parcial a este problema, hay que abordarlo desde un punto de vista social, ya que tiene que ver con una ley de extranjería completamente injusta y con situaciones de precariedad vital.

Gracias a un estudio que se ha realizado sobre la población que se dedica a la venta ambulante, estamos diseñando ahora las soluciones con los propios manteros, trabajando en diferentes planes de formación y ocupación a medio-largo plazo según la situación particular de cada una de las personas que se dedican al top manta.

Barcelona en Comú se abstuvo en la votación sobre la asociación de Barcelona a la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), posponiendo el debate hasta después de las elecciones. ¿Esta postura de indefinición no puede perjudicar las relaciones con otros partidos que apoyaron la investidura de Ada Colau, como ERC?

En primer lugar, no existe una postura de indefinición, ya que nosotros siempre hemos estado a favor del derecho a decidir. Nos sentimos orgullosos de que Barcelona en Comú sea un espacio plural donde hay gente independentista y gente que no lo es, pero el mínimo común denominador es aquel que tiene raíz democrática, y este es el derecho a decidir.

En cuanto al hecho de entrar en el AMI en el pleno extraordinario, creemos que se trataba básicamente de una medida electoralista, pensada en clave de elecciones catalanas. También creemos que la relación con los distintos partidos de la oposición cambiará tras las elecciones del 27-S, porque ahora estamos en un periodo electoral y todo el mundo está pensando en dimensiones no municipales.

De cara a las elecciones autonómicas, ¿mantiene el apoyo a la plataforma Catalunya Sí que es Pot en las próximas elecciones del 27-S?

Creo que ya hemos dejado claro que, como propuesta municipalista, hemos decidido no intervenir en las elecciones autonómicas. Ahora bien, como Barcelona en Comú es plural y es una confluencia de varios partidos, hay gente que pertenece a partidos y sí da apoyo a esta plataforma de forma particular.

Muchas tiendas locales de Ciutat Vella se ven obligadas a cerrar frente al creciente precio de los alquileres, que sólo pueden asumir las grandes multinacionales. ¿Qué medidas se proponen desde el Ayuntamiento para proteger y fomentar el comercio local y de proximidad?

Ahora, en Ciutat Vella, vamos a empezar a trabajar con un mapa histórico de la propiedad inmobiliaria que nos permita ver a quién pertenece el distrito y también cuáles son los flujos de capital, para estudiar si nos podemos adelantar a determinados movimientos.

Uno de los principales problemas es que muchas veces la gente no se puede permitir tener un comercio de proximidad pagando unos alquileres desorbitados, así que este estudio nos podría permitir desarrollar estrategias para que esto no sucediese.

En los próximos meses, el comisionado de Comercio se reunirá con todos los ejes comerciales de la ciudad para contrastar las medidas que están sobre la mesa, y también se lanzará una campaña para potenciar los productos de comercio de proximidad.

Durante estos meses les hemos visto realizar diferentes actos en las calles con el objetivo de explicarse y responder a las inquietudes de la ciudadanía. ¿Qué otras vías de comunicación existen con los vecinos barceloneses y cómo pueden implicarse más en la toma de decisiones que tienen lugar desde el Ayuntamiento?

En primer lugar, el próximo mes presentaremos el proceso de elaboración del plan de actuación municipal (PAM) y el de distrito (PAD), donde habrá diversos espacios de debate y decisión para que los vecinos puedan implicarse en su elaboración.

Por otra parte, vamos a trabajar con una herramienta llamada Ajuntament Respon, que será un espacio de rendición de cuentas de los cargos electos pero también un lugar donde los ciudadanos pueden hacer propuestas.

Como en Barcelona tenemos la suerte de contar con una cultura participativa, estamos trabajando para reformular y hacer más efectivos otros espacios de participación, como los consells de barri.

Tras el primer pleno municipal, muchos medios se hicieron eco de que la alcaldesa iba a cobrar el doble de lo prometido en su código ético. Finalmente se supo que la oposición impidió la rebaja de sueldo que proponía la alcaldesa y que Colau donaría la diferencia a entidades sociales. En ocasiones como esta, ¿vendría bien tener una web similar a la de Madrid VO para exponer la versión del Ayuntamiento?

Me gustaría aclarar que nosotros tenemos un código ético que indica que todos cobraremos 2.200€ mensualmente, por lo que, aunque oficialmente cobremos más, donamos la diferencia de nuestro sueldo a Barcelona en Comú. Nosotros planteamos en el primer pleno municipal que hubiera una rebaja del 27% en los sueldos de los regidores, pero la mayor parte de la oposición lo impidió.

En cuanto a la web Madrid VO, hemos estudiado la posibilidad de la web como vía de comunicación, pero preferimos espacios de comunicación directa con los ciudadanos para poder explicarnos cara a cara y que nos puedan preguntar directamente sus inquietudes.

MÁS SERIES