BLOGS

Una puerta abierta a la sociedad en la lucha contra el cáncer

01/02/2015 09:51 CET | Actualizado 02/04/2015 11:12 CEST
CNIO

Uno de los recuerdos más vívidos de mi estancia en EEUU está relacionado con la muerte de mi padre a consecuencia de un infarto, cuando él tenía tan solo 60 años. De vuelta a Nueva York, tras un triste viaje a España, mis compañeros de laboratorio me sorprendieron. Entre todos habían recolectado dinero para hacer una donación a la investigación cardiovascular en España. Al no haber conseguido contactar con una organización española que les permitiese hacer esto (transcurría entonces el año 1995), me preguntaron si yo querría que la donación fuese a una organización americana. Por supuesto, dije que sí. Lo que hicieron mis compañeros me impresionó por su enorme sensibilidad y empatía, pero sobre todo, me ayudó a superar el vacío que sentía por la pérdida de mi padre y por ver la fragilidad de la vida.

Hoy tengo la certeza de que es una obligación del CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas) el tener la puerta abierta a los ciudadanos, de tal modo que aquellos que así lo deseen puedan contribuir activamente y de una forma transparente a la investigación que realizamos. Por ello, hemos lanzado recientemente la plataforma Amigos del CNIO. Estamos convencidos de que la cercanía a la sociedad es fundamental, ya que nuestro motivo de preocupación, el cáncer, nos afecta directa o indirectamente a todos, y todavía hacen falta nuevos tratamientos efectivos para los tumores mas difíciles.

Recientemente, la directora general de Forbes Insights Nueva York, Kasia Moreno, presentó en Madrid el Índice de Filantropía Individual 2014, que incluye un estudio sobre las motivaciones para donar de más de 400 filántropos individuales de Asia, Europa (incluida España), EEUU y Oriente Medio. Entre otras conclusiones interesantes, el estudio indica que uno de los principales motivos de preocupación para los filántropos es el área de la salud, y una de sus principales motivaciones para donar, la experiencia personal vinculada a la causa elegida, ocupando esta motivación la primera posición en países con sistemas económicos y sociales tan dispares como EEUU y España.

Una experiencia similar estamos teniendo en el CNIO. Tras nuestro breve recorrido en actividades de micromecenazgo, como las organizadas por la plataforma PRECIPITA de la Fundación Española de Ciencia y Tecnología (FECYT) y, más recientemente, a través de nuestra propia plataforma Amigos del CNIO, hemos tenido ocasión de compartir con nuestros donantes momentos personales, muchos de los cuales nos han emocionado, y nos motivan aún más para seguir trabajando en esta importante causa que es la investigación del cáncer.

Algunas de las muestras más cariñosas de apoyo a la investigación del CNIO son las recibidas de una panadería del sur de Madrid. Un tumor cerebral en la familia fue motivo de apoyo a nuestra institución, de forma que decidieron destinar la recaudación de un día al estudio de la enfermedad. Para nosotros, este pequeño gesto es importantísimo y digno de mención.

No menos emocionante ha sido el caso de un publicista que leyó en un periódico que científicos del CNIO y del CIEMAT estaban lanzando un proyecto para estudiar el tumor que se llevó por delante la vida de su madre en tan solo 3 meses. Sin pensarlo, se puso en contacto con nosotros para apoyar el proyecto en las redes sociales. A día de hoy, el proyecto cuenta con una fanpage con más de 3000 seguidores donde se comparten los resultados de la investigación.

Sin duda el mejor regalo de Navidad para el CNIO fue la donación simultanea de un padre y cuatro hijos de Alcoi, Alicante, a la plataforma Amigos del CNIO. Lo hicieron en memoria de su madre, quien no tuvo la suerte de poder detectar su tumor a tiempo. Poco después tuve el placer de mostrarles mi agradecimiento en persona y de poder enseñarles el CNIO, en lo que ha sido uno de los momentos más especiales que he vivido como directora del centro.

Y hay muchos otros ejemplos. Todos ellos igual de importantes.

El CNIO se compara en su producción de trabajos científicos de alto impacto con los mejores centros de investigación y tratamiento del cáncer de EEUU., como el Memorial Sloan Kettering Institute for Cancer Research de Nueva York, o el M.D. Anderson Cancer Center de Houston.

Estos centros llevan los nombres de los filántropos que los han impulsado. En el Reino Unido, organizaciones como el Cancer Research Institute están financiadas en su mayor parte por donaciones individuales. Todos estos centros comparten una cercanía con la sociedad que ha influido decisivamente en importantes decisiones estratégicas, como el balance entre la investigación básica y aplicada, el balance entre los nuevos tratamientos y la prevención, o la educación de la sociedad.

Comparado con estos centros hermanos en investigación, en el CNIO hemos hecho un recorrido de la mano de la sociedad todavía muy breve, pero sin vuelta atrás. El CNIO tiene ahora sus puertas abiertas a todos aquellos que quieran compartir con nosotros las alegrías y sinsabores de una lucha común, tanto científica como personal, contra el cáncer.