BLOGS

El estrés en el cambio climático

22/09/2016 07:16 CEST | Actualizado 22/09/2016 07:16 CEST

2016-09-19-1474300655-4913752-iStock_86852245_MEDIUM.jpg

Foto: ISTOCK

Según el reciente informe estadounidense que revisa la investigación existente sobre el cambio climático, la ansiedad y la angustia que experimentan las personas debido a las consecuencias de este fenómeno afectan intensamente la salud y la salud mental. El Programa de Investigación del Cambio Climático Global de los Estados Unidos acaba de publicar dicho informe; cabe decir que ha sido escrito por un equipo de psicólogos clínicos, sociales y ambientales de gran envergadura científica. En mi opinión, una de las razones que más avala la importancia de este informe es el extenso capítulo que dedica a esta vertiente de los cambios meteorológicos que padecemos: la relación de la salud psíquica y el bienestar de las personas con la crisis climática del mundo. También, en el año 2014 la prestigiosa Asociación Americana de Psicología (APA) publicó Más allá de allá de las tormentas y sequías: Los impactos psicológicos del cambio climático.

El informe de este año 2016 supone un paso adelante relevante, pero echo de menos propuestas políticas y programas que ayuden a la gente a prepararse para afrontar y recuperarse de los inevitables cambios con los que nos topamos. Quizás surjan de la Primera Conferencia Internacional sobre la construcción de resiliencia personal y psicosocial para el cambio climático que se realizará en noviembre en Washington, liderada por la International transformational resilience coalition; una dilatada coalición de investigadores y médicos empeñada en crear resiliencia humana ante el grave problema con el que nos enfrontamos. Como de momento es imposible que puedan responder a cada evento meteorológico destacado y tratar a todos los afectados, se centran en las herramientas de prevención: ayudar a la gente a adquirir resiliencia y aumentar su capacidad para desafiar la incertidumbre y el trauma.

Considero que los medios de comunicación deberían dar máxima visibilidad a todos estos estudios, desgraciadamente fundamentales.

El hecho es que todos estos equipos de expertos y científicos coinciden en desvelarnos cuestiones tan preocupantes como las secuelas psíquicas que producen estos cambios meteorológicos relacionados, como digo, con el calor extremo y los desastres naturales que se derivan. Una proporción muy significativa de los afectados desarrolla severas disfunciones psicológicas crónicas: ansiedad, depresión, desesperanza, miedo profundo, insomnio, pesadillas, re-experimentación del trauma, pensamientos repetitivos, conductas de evitación..., toda una sintomatología psicofisiológica, conductual y emocional que invalida gravemente a las personas. Y claro, los más perjudicados son los más vulnerables: los niños, las mujeres embarazadas y en período de post-parto, las personas mayores y las que tienen enfermedades mentales, las económicamente desfavorecidas, las sin techo y los socorristas de intervención rápida. Millones y millones de personas.

Considero que los medios de comunicación deberían dar máxima visibilidad a todos estos estudios, desgraciadamente fundamentales. Me parece que la ayuda estatal y gubernamental en esta dirección es una necesidad insoslayable para así poder multiplicar la valiosa labor de las organizaciones que se consagran al bienestar de la gente de todo el mundo.

OFRECIDO POR NISSAN