BLOGS

La etiqueta de los Premios Goya

03/02/2018 11:40 CET | Actualizado 03/02/2018 11:41 CET
Getty Images
Pablo Iglesias, Antonio Resines y Albert Rivera en la Gala de los Goya 2016.

El sábado se entregan los premios Goya y parte de la gracia de la ceremonia es la alfombra roja: hay que ver qué lucen esa noche de fiesta el elenco de nominados y todo el resto de invitados a la gala. En esta pasarela manda la moda, se lucen los modistos y se huelen las tendencias. Lo nuevo, lo que cambia. Sin embargo, lo que no cambia es la etiqueta.

Para las fiestas de noche o celebraciones de última hora de la tarde -a partir de las 19.00 h.- se recomienda el esmoquin para los hombres y el traje de cóctel o también el traje largo para las mujeres. El que después la moda los "tunée" del clásico de toda la vida al de fantasía, es otra película. Seguirán siendo un esmoquin y un traje de cóctel o un traje largo.

Y como no cuesta, podemos hacer un ligero repasito a las prendas que componen el esmoquin, que en su origen fue una prenda utilizada por los caballeros británicos en sus casa para fumar tranquilamente, y que la ropa de gala no cogiera olor. De allí su nombre: smoking en inglés y esmoquin en su equivalente en castellano.

La chaqueta: de color negro, recta, aunque las hay o cruzadas, con solapas redondas de gran abertura, en seda o raso brillante. Sólo se abrocha el botón superior.
La camisa: de color blanco o marfil muy claro; de hilo o seda, lisa o con alguna jareta. Cuello bajo (de pajarita) y puño doble para los gemelos.
La pajarita: negra, de seda y de lazo (puede ser confeccionada, porque ya pocos saben hacerla).
El fajín: en seda o raso. (Si la chaqueta es cruzada no se debe vestir fajín).
El pantalón: del mismo color que la chaqueta, corte clásico y con una cinta de seda en el lateral externo.
Los calcetines: finos, de seda o hilo y de color negro.
Los zapatos: de color negro, de cordones y de charol. También tipo zapatilla o slipper con hebilla o lazo.
El chaleco: no es habitual, pero si se luce debería ser de seda o del mismo tejido que el esmoquin. Con chaleco no se usa fajín.
Los guantes: blancos, de color hueso o gris y de gamuza o piel.
Si se desea llevar un pañuelo, este habrá de ser blanco, en hilo o algodón.
Con el esmoquin no se lucen condecoraciones.

Getty Images
Foto de familia de los galardonados en los Goya 2017.

¿Hay alguna cosita que añadir sobre la etiqueta femenina para estos actos? Sobre su forma, estilo o colores, lo dicho. Es la moda la que manda. Las reglas suelen ser menos estrictas, aunque hay pequeñas normas que sirven de guía. Básicamente: la etiqueta femenina se mide por el largo de la falda. A mayor solemnidad, más larga será la falda.

Sobre los complementos que lo acompañan, la etiqueta marca unas pautas: los zapatos deben ser de tacón alto y fino y a juego con el vestido; se debe llevar medias aunque las piernas no se vean y los bolsos de mano deberían ser pequeños y de materiales nobles (metal, carey o tela con pedrería o brocados). Al traje largo le sientan muy bien piezas vistosas como los guantes largos hasta el codo o por encima de él; los abrigos de fantasía, los echarpes bordados o los mantones.

Si en vez de traje largo la mujer se decanta por uno de cóctel, la estrella, además del diseño –seguimos hablando de moda- será el lujo en sus telas. Los bordados, la pedrería o las lentejuelas acompañan perfectamente a un esmoquin. El largo de estos trajes es hasta la rodilla o un poco por debajo de la misma. Incluso a media pierna, si el acto es nocturno. Del resto de complementos no está de más saber que los zapatos deberían ser de media altura, pero que aquí también la moda se apunta un tanto y ya desde el tacón de aguja al plano, todo vale. Las medias también son de obligado cumplimiento: finas, de color natural o negro. Bolsos de mano pequeños y de materiales muy diversos: metal, carey o tela con pedrería para la noche.

¿Nos vamos de fiesta?

Síguenos también en el Facebook de HuffPost Blogs

ESPACIO ECO