Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

María Espinosa Llave Headshot

'Ciudadanos', la serie de moda

Publicado: Actualizado:
Imprimir

2016-07-29-1469798358-9840514-636051368315011428.jpg
Foto: EFE

En pleno mes de julio ha visto la luz la última temporada de 'Ciudadanos', un partido de los de siempre. Y es que ya son pocos los espectadores que se sorprenden cuando se encuentran al partido del señor Rivera, nada más y nada menos que pactando con el PP por la presidencia del Congreso de los Diputados. Además, esta vez no lo ha hecho apoyando a un personaje secundario con cara amable, como lo fue en su día la señora Cifuentes o la señora Susana Díaz en la Comunidad de Madrid y Andalucía, respectivamente. Esta vez ha sido vendiendo su apoyo a la exministra de Fomento y amiga personal del presidente en funciones: Ana Pastor, una segunda espada de la gestión del PP de Mariano Rajoy en esta legislatura de recortes y carencia democrática. La protagonista política de la nefasta gestión del accidente del Alvia.

Desde luego, tras este final de temporada, no queda claro cómo harán desde el partido para explicar a todos sus espectadores cómo es eso de presentarse ante el pueblo español como un "partido nuevo" que no entraría en el juego del bipartidismo, sin firmar pactos de legislatura ni ofrecer apoyos al PP ni al PSOE. Parece que queda lejos aquella consigna de los debates electorales que rezaba "no debemos mentir a los ciudadanos", y que a día de hoy solo queda como una simple herramienta de distracción, para hacer que el último capítulo sea más emocionante.

El guion bien podría haberlo escrito Groucho Marx, cuya máxima era: "Estos son mis principios, si no le gustan, tengo otros". Porque la coherencia no es precisamente la virtud de Ciudadanos. Para muestra, un botón. No sabemos aún cuál es su posición ante las obras de la línea 1 del metro de Madrid, ya que ante la propuesta de hacer la obra por tramos, votaron a favor en la Junta de distrito, se abstuvieron en el Ayuntamiento y votaron en contra en la Asamblea. Esta no es la certeza y la confianza que necesita la ciudadanía.

Pero como decía al principio, esta no es la primera temporada de esta (predecible) serie que venimos viendo en los últimos años. Aún me acuerdo de la primera temporada que tuvo lugar en tierras andaluzas y donde la interpretación naranja del concepto denominado como "el cambio" se materializó en el apoyo de investidura al PSOE. Y no a cualquier PSOE, en particular al PSOE de Susana Díaz, que por aquel entonces no podía dormir por las noches ante la posibilidad de perder lo que ella consideraba que le pertenecía por herencia: el Gobierno de Andalucía.

Y llegó la segunda temporada, esta vez con las elecciones autonómicas, donde la sorpresa ya no estaba en si iban a pactar o no, sino en cuántas comunidades eran capaces de dar Gobiernos a los partidos del "no cambio". En la Comunidad de Madrid se coronaron. O mejor dicho, coronaron a Cristina Cifuentes. La mujer que ahora se autodenomina Khaleesi, como la madre de dragones y rompedora de cadenas de Juego de Tronos, pero que le pregunten al joven Alfon por eso de "rompedora de cadenas", a ver qué opina de la broma. Además, bien sabemos que para que la presidenta pueda ser Khalessi, debería tener más dragones y menos compañeros imputados por corrupción.

Con esto se conformó el Gobierno del PP en la Comunidad de Madrid, dando lugar a lo que hoy nos recuerda a cualquier otra legislatura rancia del PP en la Comunidad de Madrid, que no ha dejado de traernos sonoros episodios de corrupción, medidas populistas y medidas del más puro clasismo de los populares madrileños de la escuela de Aguirre. Todo esto ha venido de la mano cómplice de nuestros protagonistas anaranjados y su "cambio sensato", tan benevolente con este Gobierno. El guion que se ha escrito sitúa a los apuestos diputados fuera del Gobierno de forma oficial, pero ellos mismos se han situado a su vez bien fuera de la oposición en la Asamblea de Madrid. Tanto es así, que han votado con el partido de la corrupción en cuestiones tan importantes como los presupuestos generales o la ley de Telemadrid.

Ya somos muchas las que hemos visto esta serie, y todas las temporadas acaban igual: convirtiendo lo que se vende como "cambio" en un mero "recambio". ¿Cuándo entenderán que esto no es lo que pedía la sociedad al demostrar tanto rechazo al bipartidismo en este último ciclo político? No se trata de venir a dar un balón de oxígeno y a abrir las puertas a los mismos oligarcas de siempre, se trata de cambiar el fondo del asunto, de abrir las puertas de las instituciones a la ciudadanía, que el pueblo las llene y las haga suyas en un precioso acto de democracia.

Las series están bien para nuestro tiempo de ocio, pero el pueblo no quiere ni guapos actores ni finas historietas con guiones adaptados a la barra del bar. El pueblo quiere que se le escuche, la gente quiere trabajar y quiere su sanidad, su educación, sus servicios públicos y que no se les eche de sus casas. El pueblo quiere cambio, pero del de verdad.