BLOGS

Error psicológico de la semana: ¿hay personas tóxicas o no?

21/11/2015 09:57 CET | Actualizado 21/11/2016 11:12 CET

2015-11-15-1447625678-6261910-toxichuff.jpg


Foto: JJ/MI.

Esta semana, hemos leído otro artículo más sobre personas tóxicas, cómo detectarlas y, se asegura, lo mejor es alejarse de ellas.

No hay personas tóxicas, sino seres humanos con problemas. Tóxicas son las setas, y sólo algunas.

Si los problemas en una relación son graves, evidentemente, hay que tomar las medidas necesarias para impedir el sufrimiento. Pero con estos mensajes sobre personas "tóxicas" se cae en una dualidad peligrosa: los demás son malos y uno es una víctima.

Parece como si los "no tóxicos" fueran cántaros vacíos donde los "tóxicos" pueden verter sus maldades. Pero, en todos los casos, cada uno debe aprender a detectar los conflictos del otro, y a actuar adecuadamente.

Estigmatizar a alguien por ser "tóxico" perjudica también al que lo hace. ¿Y si la "persona tóxica" es un familiar? ¿O un compañero de trabajo? ¿Y si la persona tóxica eres tú?

Tipos de personas a las que se tacha de "tóxicas": victimistas, negativas, egocéntricas

Una persona victimista o negativa, por ejemplo, es una persona que busca seguridad de esa manera. No dejes que se desahogue contigo, porque entonces tú te ahogas y a esa persona no le será útil para solucionar su problema.

Es mejor aprender a relacionarse con ella, frenarla con afecto y firmeza, si es necesario. Si temes hacer eso, la relación con esa persona puede ayudarte a enfrentar ese temor y aprender a ser asertivo.

Los que tienen envidia

También se dice que son tóxicas las personas que tienen envidia. ¿Has observado si te comparas con otros seres humanos? ¿Te alegras alguna vez de los errores de los demás?¿Te ríes cuando alguien se cae?

Si es así, muy probablemente tienes envidia, pero eso no te convierte en una persona tóxica. Desde luego, hay muchos grados de envidia. Protégete si es necesario, pero es mejor para ti no odiar o rechazar a esa persona. Y también te interesa resolver tu propia envidia.

Los manipuladores y mentirosos

Una persona que miente y manipula es porque no se ve capaz de mostrarse tal cual es, o porque teme no conseguir lo que quiere.

Por supuesto, hay personas que pueden llegar a extremos muy dañinos consigo mismas, y que pueden perjudicar a los demás. Pero es mejor entender que tienen problemas y aprender a relacionarse de la forma adecuada con esos problemas.

Un ejemplo: si tienes un amigo o amiga que tiene la mala costumbre de quedarse con lo que no es suyo, no le des las llaves de tu casa ni dejes que te guarde el bolso. Pero, en lugar de juzgarle, si es posible ayúdale a entender que debe resolver el problema por su cuenta.

Las "relaciones tóxicas" son cosa de dos, y si uno sufre en una relación, es mejor aprender a descubrir qué errores está cometiendo y aprender a corregirlos. Lo cual no impide que, si una relación es imposible, se deje correr.

Todo el mundo está aprendiendo, nadie es "tóxico". Hay que aprender a relacionarse con los problemas de los demás con firmeza y compasión. También con uno mismo, si descubres que tienes alguno de estos conflictos llamados "tóxicos".