BLOGS

No me mates, por favor

19/07/2017 07:26 CEST | Actualizado 19/07/2017 12:45 CEST
Sasint
https://pixabay.com/en/as-children-river-enjoy-water-1822704/

Martes, 17 de junio de 2052. Los alumnos de 2º de Comunicación Audiovisual están estudiando el periodo previo a la abolición de la violencia en los medios de comunicación y entretenimiento y están sobrecogidos con las imágenes que se difundían hasta el año 2020.

Para ellos es inconcebible que los dibujos animados para niños estén plagados de luchas con armas y matanzas; que los héroes de los cómics triunfaran matando a sus adversarios; que series de muertos vivientes asesinos fueran las preferidas de los adolescentes; que en la gran mayoría de videojuegos ganara el 'que más mata'... Salen horrorizados por lo que han visto y por la educación que sus padres y abuelos recibieron".

Para que esta ficción se convierta en realidad, queda mucho por hacer. La violencia emerge en muchos ámbitos: bullyng y ciberacoso entre niños y adolescentes, violencia de género, violencia filio parental (de los hijos sobre los padres), agresiones a profesionales de la salud y profesores, bandas juveniles armadas, padres peleándose en un partido de fútbol de sus hijos... Y mientras, simultáneamente, continúa la constante exhibición de imágenes violentas por diferentes medios.

¿Quién no aprende observando?

La violencia creciente en todos los ámbitos, tiene una correlación estrecha con los modelos sociales que aparecen en los medios de comunicación y entretenimiento. Esto es evidente.

Los diferentes medios audiovisuales son actualmente el gran "modelador", especialmente de los más jóvenes. Entonces, ¿no se debería tener más cuidado con los contenidos que se ofrecen al público?

Cada uno debe tratar de ser mejor ser humano y evitar lo que dificulta que avancemos hacia una buena humanidad.

Desde aquí, continuamos animando a los gobiernos a prohibir la violencia en los medios audiovisuales.

Hace tiempo que se conoce el proceso de aprendizaje llamado modelado, es decir, aprender valores y normas sociales por observación e imitación de un modelo social. Un ejemplo de ello es la demanda creciente por evitar contenidos machistas en la publicidad, porque se entiende que educar desde la infancia en la igualdad de género es beneficioso y preventivo de la violencia contra las mujeres.

Fumar es malo... ¿matar no importa?

Otro ejemplo: en España, es la ley la que impide que se encienda un cigarrillo en televisión, ni siquiera permite hacer mención al tabaco. Se pretende así evitar fomentar el nocivo consumo de tabaco. Sin embargo, sí se permite mostrar todo tipo de armas y personas golpeándose y matándose..., no parece que preocupe fomentar la violencia, ¿no es sorprendente?

Especialmente los niños, pero también los adultos, están aprendiendo actitudes y valores de los medios. ¿Estar expuestos diariamente, en las fuentes de entretenimiento, a actitudes de agresividad, falsedad, egocentrismo, competitividad, violencia..., ayuda a esos niños? ¿Ayuda a mejorar la convivencia y fomenta la resolución de los conflictos sociales de forma no violenta? Evidentemente no.

Otros modelos gustan más

La afirmación "es lo que pide la audiencia" es claramente falsa. Hay una gran preocupación e inconformidad, de la propia audiencia, por el contenido de la programación televisiva o de los videojuegos. Además, el interés por otro tipo de contenidos ha quedado patente en las redes sociales: escenas de ternura, bebes riéndose, personas ayudando a otras personas, animales ayudando a animales de otras especies, ancianos que no se rinden ante las dificultades, historias de superación y buen humor... En definitiva, escenas agradables inundan la red.

En los soportes de mayor difusión, las escenas agradables apenas aparecen. ¿Por qué? ¿Qué es lo que se quiere fomentar? Y no es que no deban aparecer conflictos y disputas, pero no es necesario que se arreglen a tiros y rueden, literalmente, cabezas..., y cosas mucho más escabrosas.

Así que, desde aquí, continuamos animando a los gobiernos a prohibir la violencia en los medios audiovisuales. Y a los medios, a los publicistas, a las empresas implicadas y a los usuarios, a que fomenten más la atención de la audiencia hacia ese lado positivo que tanto nos gusta, transmitiendo de forma lúdica esos valores que benefician a todos. Cada uno debe tratar de ser mejor ser humano y evitar lo que dificulta que avancemos hacia una buena humanidad.

Los autores, María Ibáñez y Jesús Jiménez, realizarán una gira de conferencias el próximo mes de agost por varios países en Sudamérica (Argentina, Chile, Bolivia y Uruguay), obtenga más información aquí.