BLOGS

Aceite de coco: mitos y realidad

08/11/2017 07:24 CET | Actualizado 08/11/2017 07:24 CET
Pexels

El aceite de coco, ¿beneficioso o perjudicial? ¿moda o salud?

El último informe publicado sobre las grasas en la dieta por The American Heart Association advirtió contra el aceite de coco debido a su gran cantidad de grasas saturadas. Mientras que la última década, el aceite de coco ha sido promocionado como uno de los ingredientes mágicos para una dieta saludable.

Pero, ¿nos están ocultando algo? Probablemente si.

No hay milagros, no existe ningún ingrediente mágico, por bueno que sea, que tomado en exceso sea bueno para la salud

Personalmente no confío mucho en todos estos informes y estudios. Muchas veces hay influencias políticas o financieras, por lo que el resultado no es tan claro como deberían, si no por qué vemos estudios, eventos deportivos y de salud financiados por compañías multinacionales que bien sabemos todos no buscan exactamente la salud del público. Pero eso es otro tema en el que no voy a entrar ahora.

Siguiendo con el aceite de coco, para aquellos que os preguntáis si es bueno o malo para nuestra salud, quería dejar aquí mi propia reflexión personal-profesional sobre el tema.

No hay milagros, no existe ningún ingrediente mágico, por bueno que sea, que tomado en exceso sea bueno para la salud. ¡Ni siquiera el agua! Creo que todos los ingredientes naturales que se consumen con moderación son buenos para ti, para tu cuerpo, a menos que sufras de alguna alergia, intolerancia o enfermedad y no puedas consumirlo en absoluto.

España es líder mundial en producción de aceite de oliva. He nacido y me he criado consumiendo, usando y disfrutando del aceite de oliva. El aceite de oliva es una grasa mono-insaturada, que ha demostrado ser muy beneficiosa para nuestra salud (si se consume con moderación). Entonces, ¿por qué cambiaría el aceite de oliva por aceite de coco?

El aceite de coco es un excelente cosmético natural

Las tendencias, los foodies, instagramers han promovido el aceite de coco, por lo que parece ser un producto esencial. Lo admito, yo también lo he incluido en mi dieta, pero solo esporádicamente, cuando quiero un sabor de coco más intenso o una textura específica que el aceite de oliva no puede darme.

El aceite de coco es, de hecho, muy alto en grasas saturadas. Las grasas saturadas son aquellas que, naturalmente, son sólidas a temperatura ambiente y líquidas cuando se calientan. No confundir con las grasas trans, que son grasas líquidas procesadas por hidrogenación para que se vuelvan sólidas. Las grasas saturadas son las que se encuentran en el aceite de coco, la carne roja, la leche entera u otros productos lácteos como el queso.

Una dieta rica en grasas saturadas conduce a un aumento del colesterol total, malo y bueno (LDL y HDL) que puede causar el bloqueo de las arterias o, en otras palabras, el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas. El hecho es que en el aceite de coco, el colesterol bueno (HDL) incrementa en mayor proporción que el colesterol malo, por lo que la relación mejora.

Si compras aceite de coco, opta siempre por un aceite de coco crudo, prensado en frío y sin filtrar

Algunos estudios han demostrado que los triglicéridos de cadena media (MCT) ayudan a aumentar tu metabolismo. Debido a que las moléculas de MCT son más pequeñas, requieren menos energía y enzimas para descomponerlas, por lo que se digieren y se absorben rápidamente. Tener una tasa metabólica alta significa que las células pueden sanar y reparar más rápido y también quema grasa a mayor velocidad.

El aceite de coco es un ingrediente maravilloso para los tratamientos de belleza naturales. Puedes usarlo como loción desmaquillante y como exfoliante si se mezcla con sal gruesa. Aporta suavidad a tu cabello y ayuda a eliminar la caspa. Enjuagues con aceite de coco promueven la eliminación de toxinas y bacterias de la boca, lo que ayuda a blanquear las cavidades.

Mis sugerencias más sinceras son:

  • Utiliza productos locales y fácilmente disponible en tu área. No modifiques tus buenos hábitos saludables solo porque haya tendencias foodies o de belleza. Confianza en la tradición.
  • Al comprar aceite de coco, opta siempre por un aceite de coco crudo, prensado en frío y sin filtrar.
  • Consume grasas con moderación, no más de 2 cucharadas por día (5-6% de su total de calorías diarias). Recuerde que el consumo de grasa no depende solo de los aceites líquidos, nueces, semillas, aguacate, pescado azul ... todos están cargados con grasas saludables

MÁS SERIES