BLOGS

Maduro, instigador de violaciones de Derechos Humanos en Venezuela

24/01/2018 07:25 CET | Actualizado 24/01/2018 07:25 CET
Getty Images

El pueblo de Venezuela sufre un hostigamiento feroz por parte del Gobierno de Nicolás Maduro. Si miramos cualquier índice acerca de los Derechos Humanos, en concreto de los Derechos Civiles y Políticos, podremos comprobar el paupérrimo estado de los Derechos Fundamentales en Venezuela, y lo que es peor, podremos comprobar cómo su gobierno efectúa y promueve, proactivamente, la violación y subversión de estos Derechos.

Nicolás Maduro decidió, en 2013 y hasta hoy, que Venezuela saliera de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, es decir, decidió dejar a Venezuela al margen de los Derechos Humanos, y lo que es peor, los defensores y activistas del país están, desde entonces, desprovistos de mecanismos de defensa efectivos en esta materia. En el pasado 2017, Rigoberto Lobo, miembro del Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de Los Andes fue disparado, con pistola de perdigones, por parte de agentes de policía y a dos abogados miembros de la ONG Foro Penal Venezolano, un grupo de encapuchados les destrozó los parabrisas del coche, amén de agredir a una de los abogados. Estos hechos, por supuesto, no terminarán en juicio justo.

Nunca se dice lo suficiente que los Derechos Humanos en Venezuela están siendo violados de forma sistemática con el beneplácito de su gobierno

Los Derechos Humanos en Venezuela están desprotegidos y, lo que es peor, a merced de un Gobierno y de un Presidente que hace de la violación de los mismos su estilo de gobierno. Venezuela no está en disposición de afirmar que en ella se garantiza la separación de poderes, al igual que tampoco se puede afirmar que las cuestiones relacionadas con los Derechos Civiles y Políticos están siendo garantizadas.

Lo que más me preocupa de esta deriva es la tibia respuesta por parte de la Comunidad Internacional. ¿Cuál es límite aceptable para comenzar a tomar medidas más serias al respecto de los Derechos Humanos en Venezuela? ¿Para cuándo una reprobación a su Presidente por parte de los organismos capacitados para hacer de esa reprobación un mecanismo efectivo de denuncia?

Recientemente, el policía Óscar Pérez ha sido asesinado por parte de las autoridades venezolanas, a pesar de manifestar que tenía intención de entregarse voluntariamente. La muerte de este policía ha causado una conmoción importante en Venezuela, a pesar de que Maduro ha decidido mirar hacia otra parte y, por supuesto, contar esa muerte como la muerte de un traidor a la patria. Ese es el problema del Gobierno de Venezuela: está llevando a la ciudadanía a una situación de insoportable división, de bandos. El ambiente guerracivilista que reina en Venezuela, amparado por su Gobierno, es por desgracia una dinámica constatable de la que le será difícil salir a los venezolanos.

Nunca se dice lo suficiente que los Derechos Humanos en Venezuela están siendo violados de forma sistemática con el beneplácito de su gobierno. Nicolás Maduro debe responder ante tales violaciones; la ley y el orden deben volver a Venezuela, de manera inmediata, comenzando por el regreso del país a la Corte Interamericana de Derechos Humanos. El Gobierno venezolano debe deponer su actitud totalitaria y abusiva urgentemente. De seguir en la dirección actual, Nicolás Maduro llevará con toda seguridad a Venezuela a una insoportable madriguera de la que será difícil que los venezolanos puedan salir indemnes.

La defensa de los Derechos Humanos no entiende de fronteras, ni de países, sino de seres humanos víctimas de gobiernos o sociedades que pretenden arrebatarles lo que les pertenece por derecho

Es de justicia denunciar la violación de Derechos Fundamentales que está teniendo lugar en Venezuela, la cantidad de represaliados, presos de conciencia, víctimas de una dinámica perversa; y es también necesario señalar a su Gobierno como promotor de esas violaciones. Confío, espero y seguiré trabajando por una Venezuela en la que los Derechos Civiles y Políticos no estén en cuestión; y del mismo modo seguiré trabajando porque su Gobierno rinda cuentas ante los organismos pertinentes.

La defensa de los Derechos Humanos no entiende de fronteras, ni de países, sino de seres humanos víctimas de gobiernos o sociedades que pretenden arrebatarles lo que les pertenece por derecho: su derecho a la vida, a la libertad de expresión, de reunión, de manifestación. Es por eso que espero ver una Venezuela libre de Gobiernos que traicionan a sus ciudadanos despojándoles, precisamente, del ejercicio hasta las últimas consecuencias de sus Derechos Civiles y Políticos, de sus Derechos Humanos.

NOTICIA PATROCINADA