BLOGS

#BERTINLOVESAZNAR

06/04/2017 12:59 CEST | Actualizado 06/04/2017 16:03 CEST

Para hablar de lo de anoche, podría ponerme seria. Pero he decidido que vais a aguantar mi sarcasmo: es el pago por estar desde las 22.00h hasta la 1.30 de la madrugada viendo interactuar a Bertín Osborne y José María Aznar en el casoplón del primero.

Como el programa lo vieron solo 1.635.000 espectadores (13% de audiencia, un mínimo en la serie de Bertín), este artículo va dirigido a los 45 millones que NO lo vieron. Unos por podemitas de tres al cuarto en todas sus variantes, otros porque prefirieron asistir a las andanzas de los gitanos protagonistas del programa de Cuatro, Gipsy Kings, que tuvo 1.859.000 espectadores. País de desagradecidos, como bien aventuró Aznar durante el programa: "Todas las naciones son ingratas".

Bertín dijo en su prólogo que Irak fue "una controversia", y durante el programa dijo "joer, macho", esa expresión tan castiza, como treinta y dos veces. Campechanía, oye, que lo criticáis todo. Tras el arranque con la perorata de Bertín, llegó Él. Se dejó abierta la puerta que da paso al jardín. Pero para eso está el servicio, para cerrar las puertas.

La primera declaración de intenciones tuvo lugar en la cocina: "Te he traído aceite. Español, ¡¿eh?!", le dijo Aznar nada más entrar. A lo que el crooner Bertín replicó: "Hombreeee, por supuesto: aquí solo cosas españolas". Y yo, tonta de mí, pensé en su mujer, que es venezolana...

Gente que salió a hablar de Aznar

Alonso Aznar, el hijo. No sé cómo explicarlo. Alonso es un concepto. ¿Tenéis en la cabeza a un arquetipo de joven madrileño que, digamos, iría al concierto de Taburete y luego pasaría al backstage para compadrear con el grupo? Pues ese. ¿Qué dijo de su padre? Pues no lo recuerdo bien, porque yo no podía dejar de mirarle el pelo y la camisa blanca reluciente. Pero nada controvertido, ¡¿eh?!. A ver si nos pensamos que aquello era un Deluxe.

Miguel Ángel Rodríguez.

Francisco Álvarez Cascos.

Dolores de Cospedal.

Ana Botella.

Destaquemos que ellos NO están en la Dunkan. Y que la exalcaldesa de Madrid no ha abandonado el laísmo. Cada vez que largó un "la dije", se partió el cráneo un gato. Cospedal dijo frases con sujeto, verbo y predicado, sin perífrasis. Así que bien.

Temas con los míticos cojines

Ya en el sofá mullido (que se nota que es de los caros, nada de Ikea, como los vuestros), comentaron cosas que yo, en mi inocencia, nunca hubiera imaginado. Por ejemplo, la madre de Aznar ve el programa de Bertín y sigue sus éxitos con mucho cariño. "A veces parece que te siga más a ti que a mí", dijo Aznar con una envidia de pega y con media sonrisa. Las dos familias, contra todo pronóstico, se conocen y se entienden a la perfección.

Luego hubo otras confidencias que ya una sí que se esperaba: Aznar "gamberreaba un poco", fue a guateques y lo echaron de clase por llevar el pelo largo. Ahí Bertín preguntó súpersorprendido: "¿Entonces eras hipilondo?" No vamos a hacer más comentarios.

Claro que todo eso fue antes de que sentara la cabeza, cuando conoció a Ana Botella, con la que pronto celebrará los 40 años de amor. Ana y él estudiaban Derecho y decidieron que, para casarse, tenían que poder mantenerse. Cosa que dices: oye, pues muy sensatos, ¿no? El caso es que se pusieron a estudiar sendas oposiciones a técnico de Hacienda y similares. Aznar se la quería sacar (la oposición, digo) en un año, así que se puso a estudiar nueve horas diarias durante doce meses. La sacó. Ana también. A Aznar lo destinaron a Logroño y Ana también pidió ese lugar. Allí se fueron. Se casaron tras este noviazgo apasionante...

Música... ¿insólita?

Desde los primeros tiempos, cuando Bertín hacía el programa en TVE (de donde se fue porque en Tele 5 le pagaban mucho más, dejad de darle vueltas al tema, por favor), la música, que era buena y singular, contrastaba con... TODO.

Con Jesulín de Ubrique, por ejemplo, sonó de fondo el cantante folk Jack Johnson, versioneando el Imagine de John Lennon. Sí, yo también pensé lo mismo.

El caso es que anoche, mientras podías ver el inquietante labio superior de Aznar sin bigote, sonaba la mítica Whith a Little help from my friends, de Joe Cocker. Que síííí, que yo también pensé LO MISMO. Me pregunto si vosotros también os preguntáis si preferís bigote, labio pelado... o muerte.

Lo que igual no sabéis es que, en vista del éxito que obtuvo la banda sonora desde los comienzos, algunos artistas pidieron ser incluidos. Tal y como contó en su día el propio realizador y responsable de la selección musical, "Bertín está detrás de mí para que meta sus canciones. El otro día metí una suya, un My Way que tiene en un disco de versiones americanas". Ahí lo dejo.

Anoche también sonó Sara Jarosz, una cantante de folk, o una buena versión de los 80 de Only you, y otra libérriba y jazzística de la gran Toghether Forever de Rick Astely, mientras escuchabas la risa de Aznar, su acento tejano y la réplica de Bertín. Que yo creo que igual que el apio quita las ganas de comer, hay risas que quitan las ganas de vivir.

Preguntas y respuestas

Hablaban del bigote, de su ausencia, y Bertín preguntó:

-¿Tú eres nostálgico?

-No, soy una amante de la historia.

Sonó Coldplay

Hablaban de la historia de amor con Ana Botella:

-A los tres días le dije que quería casarme con ella.

-Joer macho, ¿a los tres días? Eres el más rápido del Oeste.

-Sí, la verdad es que sí, soy rápido en todo.

Y mientras sonaba una versión regulera de Sweet Home Alabama de los Lyunyrd Skynyrd, yo pensé: 'Bueno, José Mari, en todo no, en reconocer la autoría del atentado del 11M, NO. O en detectar que había una caja B en el PP, igual tampoco'.

Titulares para la historia

No hubo preguntas audaces ni comprometidas ni nada similar por parte de Bertín, porque este formato es un formato amable. Al fin y al cabo, invita a su casa, y cuando nosotros invitamos a casa a alguien, no le abrumamos con cuestiones incómodas. Claro que a nosotros no nos pagan por invitar a nuestra casa en primetime al presidente que decidió que España participara en la guerra de Irak, ni al hombre que pertenece al mismo partido que Bárcenas, Rato, etc., a los que por cierto no se mencionó. Pese a eso, Aznar, que es un hombre con convicciones, dio titulares:

"No tengo mejor fotos que la de las Azores".

"Si este (por Pablo Iglesias ) ganara, gente como tú y yo estaríamos como Leopoldo López".

Aquí hubo un tuit rápido de Daniel Bernabé:

"En la casa que yo hice y que refundé (por el PP, por su marcha) no voy a ser un problema"

"Albert Rivera es buen chico, buen chico".

"Cuando designo a Rajoy como mi sucesor... Cuando le hice cinco veces ministro... Cuando le nombro portavoz, de todo..." (ocho o nueve veces lo dijo)

"Intentar convertir a España en Venezuela me parece un disparate".

Por cierto, dato: hubo imágenes de todas las fotos que Aznar tiene con diferentes presentes del mundo, menos esta:

AFP

Momento cocina

Tras el relato inefable sobre el 11M, se fueron a la cocina, donde una vez más Bertín se regodeó en su ignorancia, tan celebrada siempre: ahora ya no solo ha de demostrar que no sabe encender la vitro. Tampoco sabe dónde están los cuencos. Pero si vosotros tuvierais una cocina como una plaza de toros, igual también os dispersabais.

Total, resumiendo.

Bertín contó una anécdota descacharrante (así la vivía él) cuando era ya la una de la madrugada, de cuando Fraga lo hizo caballero del Albariño.

"Me dijeron que me iba a dar una copa y que cuando Fraga te decía "bebe", tienes que bebértelo todo. Y la chavala que me había llenado la copa, para ser amable, me había pegado un copón que no veas, y yo hago 'ras', y me lo bebo de un trago y se me viene arriba por la nariz 'to' el Albariño, y Fraga aquí, pegao, y el Albariño ahí,zzzzz, y me salió por las narices, y el tipo (Fraga) hace así, se echa pa'tras y casi le echo encima toda la copa. Con Fraga delante, macho, que casi le echo toda la pota".

Aquí no hubo música, afortunadamente. Aunque bien hubiera podido sonar Toma pepinazo, el hit de Leticia Sabater.

Aznar hizo una ensalada de tomate de la huerta con atún. Que Aznar igual que crea seis millones de empleos, que saca a España del ostracismo, te trocea unos tomates que da gusto. Bertín dijo que era una maravilla "estar aquí contigo".

Apasionante todo, como su noviazgo con Ana.

Epílogo

Para acabar, no hubo futbolín. Hubo un partido de fútbol en toda regla, en el césped perfecto, con porterías y todo.

El que fallaba penalti, preguntaba al otro. Falló Bertín, que dijo de sí mismo: "Joeer, qué mariconada de tío". Aznar le preguntó a Bertín si le había votado. Bertín, para sorpresa de todos los miles de espectadores que veíamos el programa, le dijo que sí.

Luego se despidieron con un abrazo de heterazos, de esos que acaban con una palmadita en la espalda, como diciendo: 'Bueno campeón, abracito sí, pero hasta aquí'.

Y lo que me dejó LOCA fue una frase que Bertín metió en su epílogo:

"Un día, Aznar encontró un inesperado mensaje de amor en una botella, de nombre Ana".

Y en pantalla, una foto de Ana, de joven, sentada en la playa, con un vaporoso vestido blanco.

Yo hice un tuit con este almíbar y el cantautor Ismael Serrano, que digamos no estaría entre los artistas de cabecera de los dos protagonistas de anoche, me retuiteó con simpatía esto:

Que son cosas que te alegran la noche, después de todo...