BLOGS

Mi día en la basura informativa de TVE

02/10/2017 12:11 CEST | Actualizado 02/10/2017 14:50 CEST
AOL

Llamo a mis contactos en TVE y les pregunto por qué TVE no está haciendo un programa especial, de enjundia, con las caras informativas de la cadena, sobre el referéndum. Me dicen esto:

- Cuando lo preguntamos nos dijeron que el referéndum era ILEGAL y que TVE no podía dar cobertura a un asunto ilegal.

Con esa premisa, ¿qué podía salir mal? ¿Era mejor tomármelo a la tremenda o en modo ironía? Exacto. Ahí va el relato de la segunda opción.

El domingo 1 de octubre iba a ser un día informativamente potente. Hacía meses que todos lo sabíamos. Y cuando digo todos, me refiero también a la cúpula directiva de TVE. Por eso una, en su ingenuidad, creía que la casa tendría preparado un dispositivo gigantesco, una organizada y concienzuda cobertura informativa para que todos los españoles que acudieran a la pantalla pública pudieran hacerse una idea de la magnitud de la tragedia.

Con esa seguridad pongo la tele. 9 de la mañana. Una mesa de debate con tertulianos de perfil bajo y sobre todo del mismo perfil (dejo a vuestra imaginación adivinar el bando en el que militaban los cuatro), moderados por un presentador de más bajo perfil aún, Emilio de Andrés se llama, al que yo no he visto nunca y que entre sus grandes virtudes, que seguro que las tiene, no está la de ser un crack como periodista/moderador/conductor de un debate. Eso sí, atendiendo a las escasas intervenciones que tiene, no me atrevo a decir de qué palo va el tipo. Lleva un pañuelo en el bolsillo de la americana de buen corte, a juego con la corbata. Me cuentan mis fuentes que es un periodista de toda la vida, calladito, que no se queja, que no discute. De esos de "ni una mala palabra ni una buena acción". Mis favoritos, vamos.

Como me aburro mortalmente (cero conexiones con la calle, cero directos, cero entrevistas fuera de ese plató monocorde y tedioso, donde no hay una sola voz que tenga una visión favorable, por tibia que sea, hacia la celebración del referéndum y donde por supuesto lo de la independencia ni se cita), me voy a prepararme el desayuno. Antes hago zapping y recalo en laSexta, donde ya está el incombustible Ferreras, con sus miles de pantallas, cachivaches y conexiones dispuesto a darlo todo. Subo el volumen de la tele para poder oírla desde la cocina y mientras me preparo la tostada, el café y el zumo de sandía, Ferreras da paso a 657 puntos informativos diferentes donde 657 periodistas y cámaras me ponen al día de lo que estaba pasando.

Vuelvo con mi bandeja. 09'45 h de la mañana. Me voy a TVE esperando que ya, por fin, haya comenzado el PROGRAMA ESPECIAL, con las caras informativas de la cadena, (ay qué tiempos en los que había star system, aunque la estrella fuera Alfredo Urdaci) como Ana Blanco o María Casado, o incluso ese tipo, Jenaro Castro, el de Informe Semanal, o incluso Somoano, hombre, que anda por la casa todavía, pese a todo. Pero no. Ni programa especial, ni debate gris.

Emiten, Seguridad Vial. En este espacio, dirigido por Carlos García Hirschfield, aquel chico Hermida, algunos famosos se suben al coche y nos cuentan cómo es su relación con la seguridad vial. Un día estuvo Manu Tenorio y Soraya. El programa además sale "a la calle y las carreteras para comprobar cuánto saben ciudadanos y famosos" sobre este asunto. Que no digo yo que no sea de interés publico un espacio así, pero que digo también que igual es un día perfecto para levantarlo de la programación y CONECTAR CON BARCELONA. ¿No?.

Desayuno viendo a Ferreras, que no me falla nunca. Acabo. Sigo haciendo zapping. El debate de La1 se ha ido al Canal 24 horas. Se esfuma la ilusión de que la cadena pública cumpla con su deber y despliegue toda la artillería pesada para mostrar cómo el gobierno de Mariano Rajoy está desplegando la suya contra los catalanes que quieren votar.

Vencida y derrotada navego por el resto de las cadenas. Me quedo un rato en el canal 24 horas donde una aguerrida Carmen Tomás (aquella mujer de Tele 5, e ínclita tertuliana de 13TV) reclama varias veces y con contundencia el artículo 155 de la Constitución. También se refiere con sarcasmo a las imágenes de los ciudadanos golpeados por las fuerzas de seguridad como "ay sí, pobrecitos". Huyo despavorida y sigo zapeando. Nada del tema en La 2, donde hay misa, nada en Cuatro, nada en Antena 3 y nada en Tele 5, cada uno con sus cosas dominicales. Así llego a LaSexta. Conexiones y más conexiones. Tertulianos que se mojan, que argumentan y que tienen un nivel dialéctico importante. Josep Ramoneda, por ejemplo. Hago un tuit:

Entre los retuits y los me gusta se cuelan un par de tipos que me contestan cosas feas, muy feas. Bloqueo a ambos. Ambos tienen en su perfil una bandera española.

Llamo a mis contactos en TVE y les pregunto por qué TVE no está haciendo un programa especial sobre el referéndum.

- Cuando lo preguntamos nos dijeron que puesto que el referéndum era ilegal, TVE no podía darle cobertura a un asunto así, me cuentan.

- Pero eso es una chorrada, les digo yo, es como si no informaran de un atraco con 150 rehenes porque un atraco es ilegal, respondo yo, en un alarde de ingenio.

Esa fue su respuesta. Y hoy La 1 solo ha cortado para dar voz a la vicepresidenta. Ni a Iceta ni a nadie de la oposición, ni siquiera a Puigdemont. Seis horas de tertulia sin piezas de análisis, ni boletines informativos ni noticias de contexto, ni conexiones con la calle, con las cargas, con lo que se decía del asunto fuera de España...