ANSIEDAD

ISTOCK

Las dietas, el amor y el hambre

El amor tiene una condición tripal. Se nos cierra o se nos abre el apetito muchas veces de acuerdo a nuestro reflejo en los ojos de otro: en tiempos en que somos el objeto de deseo de ese alguien que nos importa queremos ser comidos antes que tragarnos los postres; mientras que en los tiempos del amor fraternal, ese amor seguro y tranquilo, la escena es cálida de ternura y calorías.
GETTY

Mamá vieja

Ser mamá otra vez, en otra década, en otra historia. En "mi última oportunidad" como tantos me dicen. No me haré la víctima, yo también me lo dije. Me lo dije antes de embarazarme. No soy una gran consumidora de Apocalipsis, como productos industriales, dejo que mis hijos se entretengan jugando con el teléfono, uso vacunas, pero este sí me consumió, el de "mi última oportunidad".