BETTINA WULFF

Sin reparación en la web

Una vez publicado, todo mensaje queda en la red. Sin apelaciones. Sea una comunicación positiva y halagadora para la persona o, como suele pasar con las que se quieren borrar, negativa. Allí estará hasta la eternidad, para morbo de curiosos e investigaciones desalmadas destinadas a revolver en el pasado.