Blablacar

Los abrazafarolas

Que se quede todo como está, que no cambie nada. Lo siento, pero nada permanece. El fenómeno de la disrupción sigue avanzando y aunque no queramos verlo, ha llegado para transformar y llevarse por delante los modelos de negocio tradicionales. El último shock ha sido para los taxistas.