Crisis

ISTOCK

Un periodismo para la defender a la gente sencilla

El periodismo no está en crisis. Nunca ha habido tantas historias con tanta urgencia de ser contadas, tantas cifras aberrantes dignas de ser convertidas en vidas, tanta injusticia a cielo abierto y tanto silencio. Ser periodista no puede ser un ascenso social, como piensan muchos compañeros que pierden la mirada en las moquetas rodeados de políticos, banqueros, grandes empresarios o en la vanidad de pensar que lo importante somos nosotros y no el mensaje o las historias que contamos.
EFE

Todo empezó en Telegram

Podemos ha entrado de lleno en el barrizal de la política con minúsculas y, a dos semanas de su congreso, avanza inexorablemente hacia la ruptura. Pase lo que pase ya en Vistalegre, nada volverá a ser lo mismo. Pablo Iglesias dará un paso atrás si pierde ante Iñigo Errejón y éste ha dicho que hará lo propio si pierde ante Iglesias. Uno de los dos saldrá malherido.

Democracias como arena

No hay duda de que fue la cerrazón y el egoísmo de quienes se habían estado beneficiando del statu quo lo que impidió que el 15M floreciera en mejor modo. Si hubieran abierto las puertas de parlamentos y casas consistoriales a aquellas iniciativas, no habrían vencido los cínicos, los que despreciaban la democracia y odiaban el consenso.
NurPhoto via Getty Images

Los paraísos fiscales son una vergüenza a escala global, es hora de acabar con ellos

Ningún país puede enfrentarse a esta compleja conspiración financiera global a solas. Se necesita una acción coordinada y coherente a escala global. Las medidas actuales que intentan que haya una mayor transparencia con respecto a los dueños del dinero depositado en las empresas fantasma pueden ser parte de la solución, pero necesitamos deshacernos de los paraísos fiscales de raíz.
EFE

El PSOE y su laberinto

El PSOE está en un laberinto y la salida no es fácil. Pedro Sánchez está muerto, pero ahora hace falta enterrar su relato. Y éste no lo sepulta una abstención que facilite un gobierno del PP.
EFE

El PSOE se quema a lo bonzo

133 votos en contra, 107 a favor y Pedro Sánchez dimitió. Antes, ardió Ferraz porque el PSOE decidió quemarse a lo bonzo a ojos de media España mientras la otra media bostezaba. Doce horas de desgarro, fractura, tensión... Y, al final, para votar lo que no se quería: la fecha de unas primarias y un congreso extraordinario propuestos por una Ejecutiva que se consideraba disuelta.