Día Mundial Del Cáncer De Mama

AINARA TRIGUEROS

Me tocó ser la número 9

Al principio de esta enfermedad todo es un caos, y obviamente se te pasa por la cabeza que tu vida está al límite. Pero yo preferí quedarme con las primeras palabras de mi médico, cuando le pregunté directamente qué me iba a pasar, y él me dijo: "Ainara, va a ser un año de tratamiento muy duro, pero de ésta sales. Todavía te queda mucha guerra por dar".

Solidaridad y compromiso

Hoy, invitados por la fecha, nos ponemos ante el cáncer como objetivo a batir. Mañana y siempre, mantengamos el músculo activo para que el tiempo de tormenta, dolor e incertidumbre no se convierta en tiempo de desesperanza. Y perdamos el miedo; que no suceda, como dice Luis García Montero, que a veces hasta la felicidad resulta una amenaza.

A todas las valientes, y a quienes les acompañan

Quiero tomarme ese minuto largo para recordar, animar y agradecer a todos los que las acompañan. A todo ese cuerpo de especialistas de la sanidad; a los más txikis de la casa, por ser tan inesperadamente fuertes; a los más mayores, por ayudar a resistir este embate; y a las compañeras, y a los compañeros que aciertan con el calor de un gesto.