EL HOMBRE MÁS RICO DE FRANCIA QUIERE SER BELGA