Elecciones Generales 2015

EFE

Nueva política

Son muchas las cosas en las que nos podemos poner de acuerdo las fuerzas de izquierdas, incluso los nuevos partidos que se definen de centro. Ante esto me surge una pregunta que seguramente también se estén haciendo muchos ciudadanos: ¿nos podemos permitir renunciar a que sean una realidad por tacticismo partidista?
getty

España rompe con su pasado

Los españoles vamos a dar la bienvenida a 2016 sin saber qué gobierno nos espera: si Mariano Rajoy conseguirá repetir mandato, o si será una coalición de izquierdas liderada por el PSOE, o si tendremos que volver a las urnas el próximo mes de mayo. Son nada menos que tres escenarios, todos ellos sumamente complejos de construir, los que se abren después de un 20-D en el que la única certeza es que este país ha roto con su pasado.
EFE

Una recuperación justa

Toda la gestión económica de Rajoy y la derecha se resume de esta forma: España tiene el mismo número de parados que en 2011, pero con 20 puntos menos de cobertura a los desempleados, más precariedad laboral y salarios más bajos. No han sido cuatro años perdidos para la creación de empleo, sino cuatro años de retroceso. En España no hay más trabajo, sino peores trabajos.
EFE

¿Y si se disculpara o admitiera su error?

No creo que nadie pretenda ajustar cuentas con Irene Lozano, pero este sería un bonito otoño si Irene Lozano pidiera disculpas a los que nos hemos sentido heridos cada vez que ella o su partido puso en duda nuestra honorabilidad o la decencia del partido socialista de Pablo Iglesias y que, como demuestra su intento de pasar a formar parte de él, eran falsas y calumniosas.