ÉXITO

Los fracasos son el cuentakilómetros del éxito

Muchos contemplan los fracasos como el enemigo del éxito. Consideran que o bien se tiene una vida de fracasos o bien se tiene una vida de éxitos, y que si tienes lo uno, no tienes lo otro. La vida, ¿se compone de noches o de días? Ni de lo uno ni de lo otro, sino de ambos. Lo mismo sucede con los fracasos y los triunfos: son complementarios y alternantes, ambos son los lados de una misma moneda.

El pescado se pudre por la cabeza

Mucho se ha dicho acerca de la dimensión moral del engaño de los diésel de Volkswagen. La compañía traicionó a sus clientes, al público y al planeta, mediante la construcción de " dispositivos de desactivación de los controles de emisiones en 11 millones de coches. Pero hay una pregunta que todavía no se ha respondido: ¿por qué?
IGNACIO CUSÍ

Fausto versión 21.0

Debido a la gran competitividad que existe dentro del mundo académico y de la investigación, muchos científicos orientan sus carreras casi exclusivamente hacia la búsqueda del éxito a toda costa. Yo, que he defendido la ciencia, también me veo en la necesidad de criticar los aspectos menos positivos, en este caso no de la ciencia misma, sino más bien de los sistemas de ciencia (instituciones y organismos que gestionan el dinero, revistas donde se publica, etc) que presionan a los científicos.

El éxito político es que no te conozca ni tu madre

Hace un mes ignorabas quien era Pedro Sánchez y hace tres, Pablo Iglesias te sonaba como mucho de haberlo estudiado en el colegio. Por no hablar de Alberto Garzón. Una de las bazas para triunfar en política en la actualidad es ser un desconocido. Alguien a quien no se pueda poner el sello de colaborador necesario de la crisis política e institucional y que arrastre su experiencia dentro del sistema como una bola al tobillo.
ES.PHOTOS.COM

Getty y la fórmula del éxito

Todos sabemos que el Gobierno invierte muy poco en cultura. Éxito, espíritu emprendedor... son palabras huecas que ahora interesa fomentar desde la Administración para ver si los propios ciudadanos bajan las cifras de paro y que sólo cobran sentido si uno se lo curra más que nunca.