FIDEL CASTRO

¿A dónde fueron aquellas lágrimas y aspavientos?

Poco a poco, los cubanos entenderán que hay que dar el paso de la reconciliación, los del interior y los del exilio, como se hizo en España, y salió bien; que los tiempos han cambiado, y que nada tiene que ir a peor. Este es un hecho mundial. En todas partes, incluyo en la Cuba post fidelista -todavía no post castrista- los imprescindibles son prontamente reemplazados.
EFE

El 'bloqueo' de Fidel Castro a sus escritores

La revolución cubana y la literatura tuvieron un intenso pero fugaz idilio. Con el transcurso de los años sesenta, el régimen de Castro activó los controles y censuras típicos de los sistemas totalitarios. Algunos de los escritores que sufrieron este acoso habían apoyado la revolución. Entre ellos, Lezama Lima, que fue condenado al ostracismo en una isla que terminó silenciando su voz y sus textos.
ORLANDO SIERRA VIA GETTY IMAGES

Os equivocáis con Fidel Castro

El debate sobre el legado de Castro resulta familiar: sus oponentes le condenan como un tirano irreversible y sus defensores argumentan que todas las cosas buenas que hizo por todo el mundo y por el pueblo cubano pesan más que la huella negra que deja su historial de violación de los derechos humanos.
EFE

Las tres victorias de Castro

Difícilmente el castrismo sobrevivirá a los Castro. La victoria de Donald Trump añade grados de sombra al incierto futuro que se avecina. Pero nadie podrá negar que Fidel Castro puso y mantuvo a Cuba en el mapa, por méritos propios, durante más de medio siglo, y que él, guste o no, se ha ganado un lugar en el Olimpo de los héroes, o los villanos, de la historia contemporánea.
ENRIQUE DE LA OSA / REUTERS

Cuba, la isla del quizás

Al principio, esta Revolución hizo soñar al mundo entero, a intelectuales, políticos de muchas ideologías, aventureros y espías. Las dos figuras emblemáticas, Fidel y el Che, demostraban al mundo, por su alegría o su terror, que la epopeya podía salir por fin de los libros de hechizos y de los cuentos y hacerse realidad.
Diario Hoy

Dos madrugadas con el comandante

Me ahogaría en un régimen como el cubano, pero me sería imposible respirar en medio de la pobreza extrema que he visto en otros países latinoamericanos. Hasta ahora, en Cuba nadie sentía vergüenza por vivir como vivían, sin bienes materiales, porque no tenían a quién envidiar. Estaba cantado que Fidel, después de más de medio siglo, no podía ni quería abrazar la democracia entendida al modo occidental y, así, reconocer que su vida fue una equivocación.
GETTY

Mi turbulenta historia de amor con Fidel Castro

Pensad en la figura mítica de un Fidel Castro de 26 años luchando contra Batista, ese dictador a sueldo de Estados Unidos. Yo tenía 23 años y empezamos una historia de amor que duraría cuatro años. La ternura de Fidel es increíble y nuestra relación va transformándose: en cuanto se quitaba el cinturón y las armas, olvidaba al Líder Máximo.

NOTICIA PATROCINADA