GRIPE

ISTOCK

¿Antivacunas o ultraortodoxia vacunal?

Algo estamos haciendo mal. Quizás escribir este artículo también esté mal, pero creo que no me puedo situar junto a los necios antivacunas, pero tampoco al lado de los que se tapan los ojos y, envueltos en la bandera del laboratorio fabricante, pregonan las bondades a ciegas y exigen la horca para quien no se vacune.
GETTY

Vuelve la gripe: ¿qué más puedo hacer?

La gripe nos recuerda lo que somos y es sabio aceptarlo, no pelear contra lo que no se puede sino aliviar y favorecer las defensas naturales del peque que son al fin y al cabo las que van a ganar la batalla, mimos y cuidados generan más defensas que cualquier preparado. Abraza a tu bebé febril, el contacto piel con piel le hará bajar la temperatura y si está tiritando de frío le aportarás el calor que necesita.
ISTOCK

Cómo mejorar las defensas

No hay que ver las repetidas enfermedades infantiles como fracasos inmunitarios, sino todo lo contrario. Ese niño siempre mocoso está librando una batalla para mantener su portería a cero, está peleando porque tiene una gran defensa, está aprendiendo estrategia y madurando. Si no tuviera defensas, el gol ya habría venido en forma de gravísima enfermedad.

El escándalo del Tamiflu

A nadie le gusta que le engañen. Un grupo de médicos de familia denunciamos hace cuatro años que nos estaban engañando con la campaña de pánico que se desató con la gripe A. Ahora nos enteramos de que alguien gano mucho dinero vendiendo humo.

Bronquiolitis, bronquitis y gripe vuelven por Navidad

Año tras año, como el turrón, vuelve por Navidad la temida para nosotros epidemia de bronquiolitis. Mira que estamos acostumbrados los pediatras a los mocos, pero cuando veo un bebé que se le junta el pecho con la espalda del esfuerzo para respirar me sigue agobiando. Está producido por un virus, así que no tiene tratamiento.

Historias de mi consulta (los mocos)

Entran por la puerta esos padres amorosos con su bolita de niño, 5 ó 6 capas de abrigo que no le han quitado durante los 15 minutos en la sala de espera, que el niño tiene ya los ojos como un pescao cocido. Asomando tímidamente por un orificio de la nariz se atisba lo que parece que es algo líquido y transparente, un moco.

OFRECIDO POR NISSAN