NACIONALISMO

Mi pueblo es el mejor, ¿mi pueblo "first"?

Sólo aprendiendo a resolver el temor, el miedo, podremos llegar a la colaboración global necesaria para que haya seguridad, estabilidad y prosperidad para todos, sin guerras ni luchas. No es una utopía, ya ocurre cuando hay una catástrofe humanitaria, falta extenderlo a la vida cotidiana, incluida la económica.
EFE

Ya se oyen tambores de guerra en Europa

El mundo vive una diabólica conjunción planetaria de las que se han interpretado como presagio del fin del mundo desde la más remota antigüedad. El retorno de los nacionalismos, los populismos, el racismo y la xenofobia, con el añadido de un trumpismo que es la suma de todas las taras incompatibles con una democracia creíble, suenan como las premoniciones medievales de cambio de milenio y hasta de siglo.

De la patria a la matria

Patria, escrita con el pulso de un narrador que sabe bien cómo interpelarnos sin que nos sintamos agredidos y que nos remueve las tripas sin provocarnos náuseas sino más bien nutriéndonos, nos sitúa en la dimensión más puramente personal y emocional del conflicto que durante décadas ha sufrido la sociedad vasca.
EFE

Fiestas nacionales, ¿un anacronismo?

A nadie se le escapa que buena parte de las festividades nacionales tienen una dimensión intrínsecamente violenta. Los procesos de independencia, unificación o revolución suelen ir asociados a guerras, conflictos y represión. Subyace a la idea de su conmemoración que la violencia es necesaria, inevitable si cabe, para materializar una idea superior o construir un ente colectivo, también superior.
EFE

El relato del terrorismo y el ciudadano contra los poderes

¿Quién será capaz de contar la historia que de verdad vivimos -sufrimos- en un País Vasco de atmósfera irrespirable y de muy cortas solidaridades?, ¿quién les dirá a los jóvenes, a los niños de hoy que hubo víctimas y verdugos y les pondrá sus nombres?, ¿quién será capaz de cerrar esa página sangrienta de nuestra historia para siquiera devolvernos la certeza de que nuestra lucha por la libertad tuvo algún sentido?

Historia de España para gentes de izquierda I

La historia de España fue falsificada por el franquismo, y esa falsificación fue absorbida por los nacionalistas periféricos porque les venía bien y legitimaba sus esfuerzos egoístas. Los mitos inventados por unos pocos durante unas décadas son retomados con fruición por estos, los únicos que siguen, junto a un puñado de nostálgicos franquistas en retirada, asumiendo la idea falsa y antiespañola que el franquismo creó de España.

Del nacionalismo y la guerra

Resulta imprescindible que una nueva generación de europeos de carne y hueso -los estudiantes de Erasmus, los investigadores, los cooperantes, activistas y emprendedores de empresas que ya no conocen fronteras ni barreras nacionales- construyan su propia narrativa. Pero una narrativa europea, proeuropea, europeísta. No está escrito que el desastre del siglo XX europeo esté descartado para siempre.

La política suspendida y su desenlace

La activación progresiva de la estrategia insurreccional en Cataluña hace necesaria la rápida resolución de la situación de interinidad del Gobierno español y la reconstrucción de un consenso eficaz en torno a la primera obligación de cualquier Estado democrático, que es la de asegurar el imperio de la ley y la protección de las libertades de todos los ciudadanos.
EFE

Hijos de Sabino Arana

El que un moderado como el lehendakari Iñigo Urkullu logre ser el único político vasco que obtiene un aprobado en el último Euskobarómetro, algo tendrá que significar. Seguramente quiere decir que la sociedad vasca terminó harta de la violencia y se abrió decididamente a un tiempo de paz en el que el acuerdo entre divergentes, los pactos transversales y la solución consensuada a las discrepancias, obtiene rédito electoral.

OFRECIDO POR NISSAN