Neurociencia

iStock

Tu hijo no ha nacido con una tableta debajo del brazo

La tecnología no hace a tu hijo más inteligente. El hecho de que con su dedito pase de una pantalla a otra no significa que vaya a ser ingeniero. Los entornos son intuitivos. Y punto. Lo siento, pero no tiene ningún mérito. Es más, quizá deberías pensar sustituir esa tableta o ese teléfono por una comba o unas raquetas.
ISTOCK

Por la dignidad del cerebro

Me he cansado de escuchar discursos apoyados en la neurociencia que se basan en aquella maniquea división topográfica elemental y desde aquí descuelgan un ramplón modelo educativo. No pretendo atacar la neurociencia; pretendo desmontar ese impostado paquete conceptual que se ofrece como cimiento de demasiados predicadores de la nueva educación.
REUTERS

Ese cuento de los hemisferios

Esa necesidad de las inteligencias poco finas de que todo lo abstracto se manifieste en concreto nos lleva a que la emoción quede de un lado y las cuentas, del otro. Ya la mera separación entre emoción y razón luce simplona y ayuda muy poco a pensar la complejidad infinita de la mente humana; imaginarlas además geométricamente diferenciados parece de no creer. Pensar no puede ser cosa de medio cerebro y amar no puede serlo de la otra mitad.
iStock

Música, maestro

La musicoterapia parece reducir la ansiedad de las personas con cáncer y los efectos negativos asociados a la quimioterapia; mejorando su humor, reduciendo su dolor y, en definitiva, mejorando su calidad de vida. Parece que los efectos positivos de la música son indudables.
PIXABAY

¿Pueden los hijos heredar el miedo de los padres?

Sabemos que el estilo de vida afecta a la salud. Lo que no sabíamos hasta ahora es que ciertos estímulos que desencadenan reacciones emocionales repetidas pueden marcar nuestros genes. De este modo, los hijos pueden heredarlo y expresar miedo ante determinados estímulos sin haberlos experimentado antes.