Noruega

bugphai via Getty Images

Desengancharse

Trazamos un plan para que en dos años estuviera limpia. Fuimos ingenuos; tardamos casi doce años en ver el final del túnel. Nuestras esperanzas crecieron y cayeron en picado tantas veces que perdí la cuenta. La vida de mi hija siempre estuvo marcada por la adicción.