PARLAMENTO EUROPEO

EFE

Por qué soy #CulpableCETA

Sigo viendo al comercio como una forma de intercambio, de conocimiento y de contacto. En resumen, como una fuerza de progreso. El acuerdo comercial entre la Unión Europea y Canadá, además, ha sido tremendamente cuidadoso con los derechos sociales y económicos de los ciudadanos europeos y canadienses.
ISTOCK

En una sociedad decente, no hay que elegir entre comer o calentarse

La energía debe ser considerada un bien social, y su acceso, un derecho básico. Por eso, una sociedad decente no hace elegir a sus ciudadanos entre comer o encender la calefacción o la refrigeración; una sociedad decente es aquella en la que sus dirigentes garantizan unas condiciones de confort y salud básicas y no permite que nadie muera o malviva por no tener recursos para pagar las facturas de la electricidad, del gas o del agua.