Príncipe Felipe

GTRESONLINE

Soy de la generación del nuevo rey

Me he criado en una monarquía parlamentaria, he viajado por todo el mundo por mi trabajo y tengo sellos en mi pasaporte de repúblicas, monarquías, monarquías parlamentarias, 'democracias' a la venezolana, y he visto miseria y desigualdad en grandes repúblicas tanto como en monarquías de distinta fórmula. Pretender que una presidencia de la república es más dinámica y realista para el día a día de una nación, es tergiversar la realidad.

¿En qué medida fue una sorpresa la abdicación del rey?

"¿Abdicará el rey Juan Carlos en 2014?" Desde el anuncio de Rajoy de la comparecencia hasta la confirmación de la operación se realizaron 308 operaciones de inversión en este contrato. Al principio no sabíamos que el anuncio sería el de la abdicación... pero poco a poco la información fluía.
GTRESONLINE

El rey ciudadano

La decisión del rey anticipa un futuro propicio para España e Iberoamérica, porque la monarquía es garantía de continuidad en la historia y ancla el presente para cimentar un futuro mejor, alejándonos de ambiciones coyunturales, oportunistas y de experimentos peligrosos e inciertos.

El rey que pidió perdón se va

Nadie pone en duda que, a sus 46 años, Felipe de Borbón tiene formación y experiencia suficiente para asumir el cargo para el que lleva preparándose desde niño. Pero la clave está en algo que no queda directamente bajo su control: en abrir una nueva etapa de esperanza, lo que más que una necesidad, es una exigencia para cualquier institución que quiera trascender.

El rey y el deporte (FOTOS)

El rey, que ha anunciado su abdicación, es un gran aficionado al deporte. Lo demostró durante su reinado, tanto practicándolos como acudiendo a los eventos más importantes para el deporte español. FÚ...
THINKSTOCK

Tiempo de consulta

Se equivocarán una vez más los grandes partidos si cierran nuevamente en falso la decisión sobre la Jefatura del Estado. En el siglo XXI sólo una consulta popular, un referéndum, puede legitimar al futuro Jefe del Estado. Las crisis institucionales se resuelven con más Democracia, y no con menos.
EFE

¿Y ahora qué?

Se abren pues tiempos convulsos y gozosamente democráticos. Porque no olvidemos que la democracia implica circulación de las ideas, pluralismo, voces libres en la plaza pública. Aunque todavía haya algunos a los que eso parece no gustarle mucho. Unas voces libres que, y hoy más que nunca, tienen todo el derecho a cuestionar la continuidad de una institución construida sobre la desigualdad.
KOTE RODRIGO/EFE

Un rey sin Ley

El rey quiere abdicar pero, de momento, no puede hacerlo porque no hay Ley (orgánica) que regule esta situación excepcional. Pudo haberse aprobado hace tiempo, con calma, y así se solicitó por alguna fuerza política, pero ni este Gobierno ni los anteriores lo consideraron necesario. Ahora vienen las prisas.