REFORMA CODIGO PENAL

Reaccionarios disfrazados

Con el populista discurso de aumentar la seguridad, el nuevo código penal de Ecuador tiene todas las características de un modelo autoritario del ejercicio coercitivo del Estado. Endurece las penas y aumenta el número de delitos, criminalizando conductas que antes no contemplaban una sanción penal.

La cadena perpetua de Gallardón

Si la persona que delinca lo hace a partir de los 40 años de edad, podrá pedir el tercer grado a los 72. Mayor, sin proyecto vital desarrollado, excluida, aislada y sin recursos. Es decir, una pena de "muerte social". La pena de prisión perpetua, aun revisable a los 32 años, es indigna, inhumana y degradante y, por tanto, inconstitucional (arts. 10 y 15 de la Constitución española).