RUBALCABA

EFE

Las claves de la semana: El PP entra en modo pánico

Que no hay manera, oiga. Sale del plasma, pasea por las calles de España, se toma cañas en los bares, responde dos preguntas en rueda prensa... Pero nada. El hombre no levanta cabeza. El PP catalán se descalabra, Albert Rivera le roba la bandera de la unidad de España, salen a la luz nuevas tropelías de Rato y, por si fuera poco, va Aznar y le propina un zasca: "Que no te enteras Mariano, que van cinco avisos y no haces caso, que en diciembre nos la pegamos".
EFE

Susana Díaz hace "un Chacón"

Pedro Sánchez ha logrado ganar tiempo y a Susana Díaz no le queda otra que replegarse a los cuarteles del sur hasta las generales. El repliegue parece táctico, y emula a los que antaño hizo Carme Chacón de dar un paso atrás para tomar impulso: en el horizonte no se ve tregua entre Sánchez y Díaz por más que se empiecen a oír ecos de un pacto de no agresión.
EFE

De Sánchez y el llanero solitario

El 24-M es un Rubicón que el liderazgo de Pedro Sánchez pasará o no en función de cómo se lean los resultados. Su equipo confía en mantener la segunda posición del tablero, pero también son conscientes de que eso no les bastará para calmar la ansiedad de algunos cuadros dirigentes. De ahí que aspiren a ser primera fuerza en Extremadura, Asturias y quizá Canarias, y a mantener la segunda posición con posibilidades de gobiernos de coalición en Castilla-La Mancha, Aragón, Baleares y Valencia. Más allá de la dirección federal, los pronósticos no son tan halagüeños.

Sánchez y el misterio de la llama que nunca se apaga

Pedro Sánchez, que lleva camino de convertirse en "Pedro el breve", tiene asumido ya dos hechos que serán irrefutables tras las elecciones de mayo: uno, que el resultado de las municipales y autonómicas le será imputado y dos, que en el caso de mantener su propósito de presentarse a las primarias, tendrá adversario/a. Susana Díaz hoy está empeñada en reconstruir un socialismo a la deriva.

ELECTRIFY THE WORLD