TURISMO INCLUSIVO

Zaragoza desde mi silla de ruedas

"Pobrecillo: tan joven, y ya condenado a una 'no-vida' de mierda". Eso es lo que me decía sin decírmelo una señora cuando me vio subir en mi silla de ruedas al tranvía de Zaragoza. Ella no era consciente de estar diciéndomelo, pero a su mirada se le escapaba ese pensamiento de compasión hacia mí.

OFRECIDO POR NISSAN