BLOGS

Generaciones de kitesurf

21/01/2014 08:14 CET | Actualizado 22/03/2014 10:12 CET

2014-01-17-kitesurf2.png

Cada año en el mundo del Kitesurf existe un momento y un sitio: Brasil. Lugar idóneo para la práctica de este maravilloso deporte, donde el viento constante y la temperatura lo hacen un espacio mágico. Así pues, mi amigo y compañero del equipo BEST Sam Medysky y yo, decidimos viajar hasta allí para grabar un vídeo.

2014-01-17-kitesurf1.png

Una vez en Brasil me instalé en un pueblito llamado Cumbuco junto con mis dos amigos Manel Arpa y Sergi March. El pueblo es un lugar perfecto para pasar unos meses entrenando: tenemos el mar con olas y una laguna perfecta a unos 5 Km al norte. Pasé la mayor parte del viaje en Cumbuco filmando con mis compañeros y sacando grandes fotos.

Sam llegó a Brasil unas semanas más tarde, lo cual me dio tiempo para adaptarme a las nuevas condiciones e ir inspirándome con el vídeo. Una vez decididas las fechas de filmación Sam pasó a recogerme a mi posada y nos trasladamos a un pequeño pueblo pesquero llamado Taiba. Allí se encontraban instalados sus amigos americanos (NA Blend Crew).

Los primeros días en Taiba los pasamos navegando en diferentes playas buscando los mejores sitios para empezar a filmar, planificando y poniéndonos manos a la obra con los diferentes planos y secuencias. Ambos coincidimos en que estaría bien grabar algunos días temprano por la mañana aprovechando la luz y la poca afluencia de gente en la laguna. Y por supuesto las maravillosas puestas de sol que Brasil ofrece cada día.

2014-01-17-kitesurf3.png

Ya entrados en los días de rodaje llegó a Taiba un fotógrafo estadounidense llamado Vincent Bergeron, que se apuntó al proyecto y aportó una gran cantidad de nuevas ideas, imágenes y sobre todo, fotos. Pasamos muy buenos momentos grabando y descubriendo nuevos spots con los chicos de la NA Blend Crew. Vincent estuvo genial detrás de la cámara en todo momento y sinceramente le estoy muy agradecido.

2014-01-17-kitesurf4.png

Una vez terminadas mis dos semanas me sentí como nunca. Habíamos hecho un gran trabajo. Muchas horas en la playa filmando y grandes sesiones de kite, pero sobre todo, en medio del paraíso y con gente fantástica.

El viaje a Brasil había sido maravilloso. Volví a casa entusiasmado y con ganas de volver. Tengo que dar las gracias a todos los que me han ayudado desde el principio, sobre todo a mis padres por la confianza depositada en mí y en esta aventura. Y por supuesto a mis patrocinadores BESTKITEBOARDING, ION y KCB, gracias a los cuales he llegado hasta aquí.