BLOGS

Elba Bairon y las metáforas en el espacio

13/10/2017 07:17 CEST | Actualizado 13/10/2017 17:06 CEST

Museo de Arte Moderno de Buenos Aires

Darle cuerpo y espacio a la conjunción de la tensión y la serenidad, es lo que se propone Elba Bairon en su obra. Ahora, la artista está en el MAMBA (Museo de Arte Moderno de Buenos Aires), con su proyecto Sin Título y esperando a que cada quien apele a sus percepciones para que las piezas juntas o separadas trasciendan en las almas.

Sin Título se exhibe desde el 5 de octubre en una generosa sala del Moderno y representa el proyecto de mayor escala realizado hasta el momento por la artista. Esta exposición fue programada en diálogo con las exposiciones dedicadas a Liliana Maresca y Sergio Avello, en las que se ponen en discusión las problemáticas vinculadas a las escenas artísticas de los años ochenta y noventa y el contexto cultural y político del cual formaron parte. Elba Bairon compartió la escena artística de Buenos Aires tanto con Avello como con Maresca, cruzando sus caminos en muestras, proyectos conjuntos y amistades.

En las instalaciones "conviven en un tiempo detenido, congelado en el instante preciso en el que alcanzan un equilibrio perfecto entre tensión y serenidad", refiere Sofía Dourron, curadora del Moderno

'Sin Título' se trata de levedad, simples líneas, blancos, sombras y luces que se conjugan para dar cuerpo a un puñado de sentidos.

La artista nació en La Paz, Bolivia, en 1947. A los 5 años, por cuestiones políticas de su familia, tuvo que instalarse en Uruguay y luego en los sesenta migró a Buenos Aires. Fue entonces cuando inició su carrera hacía grabados y litografías, aunque luego, a comienzos de los años noventa, las líneas que antes se extendían sobre el papel se convirtieron en pequeños relieves que rozaban lo decorativo al incorporar molduras y ornamentos coloridos de yeso, pasta de papel y fieltro. Como resultado de su experimentación con los materiales y las técnicas, a fines de los noventa esos relieves se convirtieron en esculturas de formas orgánicas, naturalezas muertas y abstracciones de pulidos perfectos.

Bairon, se define ante esta cronista como "una trabajadora silenciosa" a quien le interesa el espacio y que sabe esperar con mucha paciencia "las motivaciones, las necesidades para hacer una pieza y a veces –después de un tiempo- caen cosas maravillosas como una certeza. Eso, tiene que ver con el tiempo, el tiempo de la vida".

Síguenos también en el Facebook de HuffPost Blog