BLOGS

Una fábula puede alterar el orden del universo

21/10/2017 08:45 CEST | Actualizado 21/10/2017 08:45 CEST

AOL

La Ley del Escorpión, es una diatriba contra los aguijones del poder teutón, tal como indica su subtítulo. En esta obra, Ana Valentina Benjamin emprende la tarea de desentrañar los encantos de la Alemania actual y la describe como una "mansión vieja que necesitaría reciclarse si no quiere derrumbarse".

Este ensayo dramático está atravesado por la perspectiva de género, así sentido la autora nos comparte las palabras de Astrid Bracht, vocera de Terre des Femmes, organización de defensa de los derechos humanos de las mujeres, quien dice: "sabemos que en Alemania el dictamen puede favorecer al hombre aunque sea golpeador".

A la vez que nos pasea por las triquiñuelas burocráticas que soportan las mujeres migrantes para conseguir alguno de sus derechos.

Nada sorprendente, para un país como Alemania, que se supone potencia pero que recién en 2012 tuvo su primera estadística sobre feminicidios realizado por Bundeskriminalamt (Policía Federal), como si la violencia machista fuese un mal, solo, tercermundista.

Benjamín es una escritora argentina que reside en Berlín y quizás por eso La Ley de Escorpión. Una diatriba contra los aguijones del poder teutón también deshilvana con agudeza la denominada Willkommenskultur o cultura de acogida en Alemania.

Más de un millón de refugiados y migrantes han llegado a la Unión Europea, la mayor parte de ellos huyendo de la guerra en Siria y en otros países en conflicto, gran parte de ellos optan en primer lugar Alemania.

Sin embargo, llegar a tierra germana no es abrazar subvenciones, permiso para trabajar, entre otras facilidades prometidas, sino que es caminar por el "etno-egocentrismo" germano que es "capaz de convivir en tanto otro se someta a sus criterios, pero será incapaz de hacerlo si asoman conflicto de intereses, errores o malos entendidos, o cualquier hecho que altere el parámetro teutón"

La escritora analiza los sinsabores de la Willkommenskulltur para que el lector pueda vislumbrar un engaño que es redituable solo para los teutones, porque por cada subvención luego habrá un importante retorno económico. Lo cual es injusto, puesto que -según relata Benjamin- en España hay cerca de medio millón de alemanes residiendo y hasta 2012 gozaron del Seguro de Salud del Estado Español.

"Entonces, en la misma línea de pensamiento escorpiano, Alemania debería devolver en euros y con intereses al padrastro España lo que aquel, como padre biológico y pudiente, estuvo siempre en holgadas condiciones de pagar. Alemania tiene una deuda enorme con el país ibérico", sentencia la autora en su obra.

Ana Valentina Benjamin, es una escritora que con su bella prosa puede hender cualquier artilugio políticamente correcto y demostrar que mucho de lo dicho es pura cosmética de ocasión y que el sesgo carroñero de la humanidad aún sigue perenne. Por eso, dirá que los refugiados llegaron a Alemania para hacer una "lipoaspiración" a los achaques de los teutones, por ejemplo la baja natalidad. Y tras esta hipótesis, Benjamin se enfrentará a un representante de Los Verdes en el Parlamento que le dirá que el 70% que llegan a Alemania son hombres, por lo que se puede suponer que la potencia estaría apostando a un daddy boom. Así la escritora dirá que en la ley del escorpión en Alemania se dispone sospechosamente a embarcar primero a los musculosos, luego a las mujeres como "bote reproductor" y a los niños se les pide que esperen en casa "sin importar que ya no tengan casa o se les saca foto a orilla de la playa cuando llegan ahogados"

La Ley de Escorpión. Una diatriba contra los aguijones del poder teutón, se basa en la fábula de Esopo en la que un escorpión pide a una rana que le ayude a cruzar el río y promete no hacerle daño. "Si te picase, yo perecería porque no sé nadar", le dijo el escorpión a la rana. La noble rana accede y lo sube a sus espaldas pero a mitad del trayecto el escorpión le pica. "¿Cómo has podido hacer algo así?, ahora moriremos los dos", dice la rana y el escorpión responde: "No he tenido elección, es mi naturaleza".

Ana Valentina Benjamin inicia su ensayo dramático con esta moraleja y enuncia una pregunta de Umberto Eco "¿puede una fábula alterar el orden del universo?", al finalizar su obra, ella responde "parecería que sí, e incluso para bien, pero no se le da la gana".

La Ley del Escorpión. Una diatriba contra loa aguijones del poder teutón. Autora: Ana Valentina Benjamin- Suricata Editors- Primera edición: Abril 2017 País: Alemania. Idioma: Español

Síguenos también en el Facebook de HuffPost Blog