Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Pablo Doberti Headshot

La marca recíproca

Publicado: Actualizado:
Imprimir

2016-06-27-1467022467-7707260-iStock_78934229_LARGE.jpg
Foto: ISTOCK

Si tuviera una escuela no la llamaría Vértice, la llamaría Recíproca; no la llamaría Objetivo, la llamaría Subjetivo; no la llamaría Poliedro (aunque me gusta ese nombre), la llamaría Metáfora o Deseo (la productora de Almodóvar se llama El Deseo). No la llamaría Airbnb, pero haría lo que Airbnb hace: abrir los espacios privados, y hasta íntimos, para que lleguen otros, de fuera, y nos enriquezcamos recíprocamente las vidas. Alquilar una habitación de tu casa al turista, que a eso me refiero; disponer de las instalaciones de la escuela para que la comunidad las utilice para lo que mejor le parezca.

La llamaría iRecíproca, para que la tecnología la atraviese desde su bautismo; aunque esa "i" sería también de innovación, de independencia, de identidad y de integralidad. Entonces serían iMetáfora, iDeseo o iSubjetivo. Prefiero esa "i" que una X grande, que suena hollywoodense. No usaría nombres en latín o en griego, como Paideia o Logos, aunque traigan cosas que me interesan; me parece demasiado peso. No usaría las referencias griegas -decía- pero si buscaría afanosamente que la larga tradición de los griegos y del saber aquel esté presente en mi marca. No la llamaría Platón ni Sócrates ni Diógenes, pero tal vez sí usaría a Agatón o algún dios menor para ponerle nombre a nuestro auditorio o la plataforma de la escuela (tuve un perro, un hermoso ovejero alemán, que se llamaba Agatón).

No haría homenajes explícitos con la marca (no la llamaría Tesla, por ejemplo, ni Albert Einstein, por supuesto), o mejor dicho, sí los haría pero homenajeando otras cosas. Por eso Recíproca, porque quisiera homenajear, que es exaltar, vender, ponderar, reivindicar, reposicionar y exhortar, a la reciprocidad como principio ético esencial; así como también las matemáticas y sus místicas. Si en mi escuela las cosas no son recíprocas, no serán; por eso su nombre. En mi escuela impera el principio de la reciprocidad. A la hora de los colores, usaría el amarillo.

Haría que mi escuela se presente como iRecíproca Escola en Brasil, iRecíproca School en Inglaterra, iRecíproca Escuela en México y así en adelante. Su icono sería una pieza simple, un trazo nítido, un reflejo llevado a su mínima expresión. Nada de figuraciones del tipo elefantitos, arbolitos o niñitos tomados de las manos. El trazo único de una complejidad apenas remitida o aludida. Como el dibujo del Quijote y Sancho de Picasso, por ejemplo; como el velador de Pixar. Eso mismo, el icono como una marca de identidad y un homenaje a un origen; como la inscripción simbólica en una tradición (el velador de Pixar es Luxo Jr., el personaje del primer cortometraje de Pixar, cuando no era nada). Luego, enseguida, síntesis total. Y levedad, de la que pedía Calvino para la buena literatura cuando se nos estaba muriendo.

Haría que mi escuela se presente como iRecíproca Escola en Brasil, iRecíproca School en Inglaterra, iRecíproca Escuela en México y así en adelante. Su icono sería una pieza simple, un trazo nítido, un reflejo llevado a su mínima expresión.

Marcas flexibles, poco vanidosas que se adapten bien al contexto que las recibe. No es lo mismo ser subjetivo en la Universidad que serlo en un torneo de fútbol; no es la misma subjetividad la que está en juego y en discusión; el nombre no adquiere el mismo sentido en un contexto que en el otro. Y esas diferencias deben estar recogidas en la marca y sus expresiones. No es lo mismo ser Deseo en Puebla que serlo en Orlando; el rango de alcance y el tipo de connotaciones del deseo en cada caso cambia radicalmente. No es lo mismo Recíproca en Israel que en Jordania.

Y si vamos a aludir a objetos con nuestra marcas, pues entonces traigamos los que de verdad estamos necesitando en el mundo educativo. Lianas; naves espaciales; larguísimos pisos de madera sin muebles; espejos; puentes; aires libres y esas cosas. Tal vez podríamos llamarla Asumir, pero jamás Asumiendo. Y no diría abajito lo típico de "tu escuela", pero sí podríamos poner "la escuela eres tú"; o incluso, si nos decidimos a llamarla Asumir -incluso iAsumir- podríamos dejar en bajada la exhortación a que la asuman diciéndoles "iAsumir, asúmela!". Y hasta podríamos, de ahí en adelante, usar las tres marcas, indistintamente y dependiendo del caso: ora Asumir, ora iAsumir, ora Asúmela... e incluso iAsúmela!

No la llamaría 2020, ni Nueva Escuela Argentina 2000 (como se llama aún la escuela en la que estudié en Buenos Aires); simplemente, en ese caso, la llamaría Futuro. Tal vez mejor Al Futuro o En el Futuro. No mentiría desde el nombre llamándola Canadian School -por ejemplo- a una escuela que no es canadiense ni Martin Luther King a una escuela que no sea de inclusión. No manosearía tanto a Dios; preferiría un idios, para provocar y llevar la discusión a donde me gustaría llevarla. Si cuando mi abuela fundó la escuela no dudó en ponerle su nombre ni lo consideró arriesgado (y tal vez mi abuela tenía enemigos y, muy probablemente, era una absoluta desconocida más allá de sus cinco vecinos), ¿por qué yo ahora tendría que andar midiendo los mil riesgos al ponerle nombre a la mía? Ella quería darle identidad; pues yo también.

Las marcas recíprocas que la experiencia educativa debe dejar en cada uno; las marcas en los alumnos -obviamente- que no salen como llegaron, pero también las marcas en la institución que los alumnos nos dejan -que es registro menos obvio.

Noche Tropical podría ser un gran nombre, si quisiera un nombre sensorial; transmite esa paz caliente que resulta acogedora. Amanecer, en cambio, no funciona; es cursi, simplemente; su rancio clisé obtura su eventual riqueza sensorial. Si vamos a metáforas, tenemos que inventar.

Al fin y al cabo, vuelvo y escojo de nuevo Recíproca. Las marcas recíprocas que la experiencia educativa debe dejar en cada uno; las marcas en los alumnos -obviamente- que no salen como llegaron, pero también las marcas en la institución que los alumnos nos dejan -que es registro menos obvio. Todos tenemos que salir marcados y es bueno que la marca nos recuerde esa vocación. Esa interacción sistematizada que es la vida escolar nos transforma siempre a todos; la escuela es el resultado de esas imbricaciones y no la voluntad de alguna jerarquía.

Las marcas recíprocas en la escuela Recíproca. Marcas múltiples, a decir verdad; 360 grados de incidencias intersubjetivas que nos llevan obligados al delta de la escuela como experiencia. Ese también podría ser un nombre posible, Experiencias. iExperiencias, que eso debe ser una escuela hoy día. Erudición al revés es un slogan que me gusta. Experiencias, erudición al revés. También me gusta el nombre Envés, así, a secas.

Trabajo ahora mismo en un aplicativo educativo al que hemos resuelto llamar Leonardo, dicho sea de paso. Ojalá les guste.