BLOGS

Grandes actrices frente a actores irrelevantes

19/10/2017 07:30 CEST | Actualizado 19/10/2017 07:30 CEST
Getty Images

Creo que es el momento de que los actores secundarios, algunos de ellos de pésima talla todo hay que decirlo, dejen su sitio a actrices, a profesionales de primer nivel, para que ellas puedan arreglar el desaguisado que se está montando en esa parte del noreste de España que hace frontera con Francia y Andorra, además de limitar con Aragón y con la Comunidad Valenciana. Porque yo no me quiero separar de Cataluña.

Sin Cataluña desaparecerían muchos de mis principales referentes teatrales femeninos. Desde la Margarita Xirgu que estrenaba a Federico García Lorca, a la Nuria Espert que dinamitó el teatro español con montajes míticos como "Las criadas", pasando por Rosa María Sardá o la otra rosa, Rosa Novell, fallecida hace un par de años y soberbia protagonista de "Elsa Schneider". Pero es que además de estas diosas de la escena tenemos a tantas, tantas otras magas, que nombrarlas a todas resultaría imposible.

Porque qué sería de nosotros sin la Julieta Serrano que interpretó junto a José Luis López Vázquez "Mi querida señorita", o sin Mary Santpere y Asunción Balaguer. O sin la inolvidable Anna Lizarán protagonista de películas de Ventura Pons y gran dama del teatro prematuramente desaparecida. Qué podemos decir de Carme Elías o de Vicky Peña, dos monstruos de la escena, dos mujeres que mejoran con los años. Sobra cualquier calificativo para definir a estas dos enormes actrices. Como sobran para definir el trabajo de Laia Marull en "Te doy mis ojos", el de Ingrid Rubio y Eva Santolaria o el de Clara Segura, la insatisfecha forense de la serie "Nit y dia".

Estoy seguro de que una reunión en la que participaran algunas de estas grandes actrices, sabias y talentosas, podría encontrar más fácilmente una solución al conflicto que los Junqueras, Puigdemont y Romeva

Y después vinieron actrices como Michelle Jenner, Irene Montalá, Marina Salas, Leticia Dolera o Nausicaa Bonnín, especialmente inspirada esta última en su papel de joven lesbiana un poco atormentada en la formidable serie catalana "Cites". Lo cierto es que esta es la nueva tendencia, tender puentes afectivos y emocionales entre España y Cataluña. Lo predican tanto Ignacio Urquizo con su artículo "Mejor juntos" en la Tribuna de El País, como Juan Cruz, Carles Francino, Antonio Muñoz Molina y tantos otros y otras.

Porque es cierto que la mayoría de los españoles queremos que haya diálogo y que no pase lo que parece que está a punto de pasar y que aparenta ser tan inevitable. Cuando en realidad, y eso lo sabemos todos, lo único irresoluble es la muerte. Entre tanto llega o no llega el día del juicio final en Cataluña, seguiré disfrutando con la interpretación de grandes actrices catalanas (a los actores los reservo para otra ocasión) desde el cine, el teatro o desde series de culto "Made in Catalonia" como "Merlí", "Cites" o "Nit y dia".

Estoy seguro de que una reunión en la que participaran algunas de estas grandes actrices, sabias y talentosas, podría encontrar más fácilmente una solución al conflicto que los Junqueras, Puigdemont y Romeva ya que todos ellos, como actores olvidables que son, han demostrado sobradamente su falta de tablas para encontrar soluciones a un desacuerdo que amenaza con cronificarse y llevarnos a todos a la ruina, cuando no a un abismo de una profundidad equivalente a la fosa de las Marianas.

Síguenos también en el Facebook de HuffPost Blog