BLOGS

Mapa del VOD (video-on-demand), retrato del nuevo consumo de TV

20/10/2013 09:51 CEST | Actualizado 19/12/2013 11:12 CET

Una pieza más en el puzzle del consumo de la televisión de hoy.

El video-on-demand (VOD) es la televisión no lineal. A diferencia de la tele que nos programan los canales, en el VOD escogemos qué y cuándo. Como va por internet y tenemos pantallas a mano, también dónde.

La semana pasada me invitaron a participar en Social TV, un seminario que organizaba el Ayuntamiento de Madrid para hablar sobre comportamientos de consumo de los usuarios ante la nueva televisión. Aprovechamos la cita para presentar los primeros datos que el Instituto de medición Rentrak está obteniendo de los consumos de Video-On-Demand de la plataforma YOMVI con información obtenida tras un año de observación acumulando más de 20 millones de consumos, es decir, muy fiable.

2013-10-15-20131015mapavod15oct2013.jpg

Este cuadro resume los puntos más relevantes:

1. El tiempo de consumo varía según el tamaño del dispositivo. En la pantalla grande, la del salón, la media es 60 minutos por sesión. En PC o portátil, es de 38 siendo 28 en tabletas y 16 en smartphones.

2. El número de sesiones de consumo por usuario también varía por dispositivos. La del salón oscila de 7 a 13 sesiones al mes, frente al PC que son algo más de 7, la Tablet alcanza más de 8, y en el smartphone la media al mes es de 3,5 por usuario.

3. Diferencia entre dispositivos conectados y en uso, la variable es la actividad. Primero hay que observar dónde hay más pantallas ¿en el salón o pegadas al usuario? Por goleada lo segundo. El número de dispositivos conectados es más numeroso si contamos PC, tabletas y smartphones. La actividad de estos últimos es menor que en la televisión principal si los contamos por separado, y es abrumadoramente mayor si los consideramos juntos.

4. El momento de realizar los consumos, la curva de consumo de día, varía según los dispositivos. En el caso de la televisión del salón se asemeja a la curva de consumo característica de la tele, siendo el prime time en torno a las 10 de la noche y concentrando la mayoría del consumo a partir de esa hora. En el PC el consumo más importante es por la tarde y adelanta el momento de máximos consumos a las nueve de la noche. Algo parecido vemos que pasa con la tableta. Lo que llama la atención es que vemos consumos a partir de las cinco de la mañana, frente a la televisión y el PC, que arrancan desde las 7. Así llegamos a los smartphones, cuya característica fundamental es que siempre están conectados: a cualquier hora del día, cualquier día de la semana.

Estamos ante un consumo televisivo diferente del convencional. En todos los dispositivos se realiza la misma acción, elegir de un menú de vídeos el que más te interesa, si bien hay semejanzas entre ellos. Lo más interesante son las diferencias.

Existen duraciones ideales para cada dispositivo. Si una sesión de cine en salas tiene una duración ideal de 1h30 a 2 horas, si el formato rey de la televisión ha sido la serie dramática que dura 52 min, atención a los nuevos dispositivos que proponen formatos más breves. Esto explica la proliferación de géneros adecuados a estos nuevos dispositivos.

La frecuencia del consumo también será un rasgo característico de la nueva televisión porque se compondrán contenidos según la periodicidad ideal, como es el caso de los capítulos semanales en la TV lineal. Estamos en el inicio de este comportamiento y todavía es pronto para verlo, pero apuntan en direcciones precisas. Vemos que el número de dispositivos conectados es mucho mayor fuera del salón, y también que la tasa de actividad se incrementa conforme el dispositivo es más pequeño. Es fácil pensar que hay una causalidad directa con la disponibilidad de la pantalla. Estaríamos ante un patrón similar a lo que vemos con la telefonía móvil, que ha generado nuevas maneras de comunicarse, siendo la cercanía del dispositivo crítica para el número de sesiones de comunicación y tipología de mensajes.

Modelo de consumo. Lo que señalo en el párrafo anterior se ve con más claridad en la curva de consumo, un dibujo muy trabajado por los que investigan la TV. En la tele lineal se describe una doble joroba de consumos, la que marcan los informativos de las tres y el de las de las nueve y media de la noche. En esta modalidad de consumo televisivo, esta doble joroba o concentración de momentos de consumo se está borrando. Conforme vamos del entorno del salón al del individuo que va con su dispositivo de consumo, vemos cosas nuevas: en la tableta, la actividad comienza a reportarse mucho antes y en el smartphone la curva de consumo ha perdido los horarios del salón para adecuarse a los del individuo.

Como decía al principio, una pieza más del puzzle del consumo televisivo de hoy. Comenzamos a tener datos que nos señalan su naturaleza y apuntan por dónde van los cambios. Seguiremos atentos.

NOTICIA PATROCINADA