BLOGS

El consenso

30/05/2013 08:25 CEST | Actualizado 30/07/2013 11:12 CEST

Desgraciadamente cada vez que oímos en las noticias algún suceso relacionado con el Parlamento Europeo se trata de alguna noticia pintoresca o algún aspecto negativo. Pocas veces oímos los grandes acuerdos a los que se están llegando en una institución cada día más importante en Europa.

¿Por qué hemos llegado a esta situación? Siempre se ha dicho que los errores de ayer han pasado factura a esta institución. Y no lo podemos negar. No obstante, quizá la respuesta sea también el poco interés que suscita la falta de polémica cuando casi todos los partidos llegan a un acuerdo para legislar sobre ciertos aspectos. En vez de interesarnos por estos grandes acuerdos y opinar sobre ellos, muchos caen en el olvido.

Todos los días el Parlamento Europeo saca adelante directivas, normas y reglamentos consensuados entre casi todos los grupos, acordando asuntos sobre los que nunca llegarían a ponerse de acuerdo en los Parlamentos nacionales.

Por poner un ejemplo sobre un tema candente, he tenido el honor de presidir los trílogos de la nueva directiva de hipotecas cuyo ponente ha sido el diputado socialista Antolín Sánchez Presedo. El pasado 22 de abril llegamos a un acuerdo en el que se protege y se da más transparencia a las hipotecas. Pues bien, el acuerdo se consensuó entre populares, socialistas y liberales, donde están entre otros el PNV, Convergencia, grupos conservadores y los Verdes.

¿Qué repercusión tuvo ese importante y transcendental acuerdo para un país donde los desahucios son un drama? Prácticamente ninguno. Además, es una directiva que no contradice para nada la propuesta del Gobierno de España.

Ahora bien, tres días más tarde hubo un debate en la comisión de Peticiones de la Eurocámara con la portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, Ada Colau, quien tuvo un acalorado debate con algunos diputados.

A pesar de que la noticia del acuerdo es más importante que la de este encuentro, el enfrentamiento con Colau sí que salió en todos los medios de comunicación.

Otra vez más, volvemos a ver cómo el consenso parece no interesar y apoyamos la idea que demuestra que en Europa somos capaces de llegar a acuerdos que en los Parlamentos nacionales nunca se conseguirían.

Es hora de ser responsables y si de verdad creemos que hace falta consenso, también tenemos que mostrar más interés por los acuerdos a los que se están llegando. Si no trabajamos todos en la misma dirección, como se está haciendo en el Parlamento Europeo y apoyamos a los políticos que llegan a este tipo de acuerdos, no conseguiremos el cambio que necesitamos todos.