BLOGS

¿Estás reprimiendo tus propios orgasmos?

05/08/2015 07:03 CEST | Actualizado 04/08/2016 11:12 CEST

¿Qué es lo que impide que tantísimas mujeres experimenten el placer de un orgasmo? ¿Es la nueva viagra femenina la respuesta?

Antes de que pienses siquiera en tomar la pastilla rosa, pregúntate esto: ¿cuándo fue la última vez que, durante un encuentro sexual, te concentraste exclusivamente en ese momento de expresión erótica? Sí, justo en ese momento. En vez de pensar si te toca dar o recibir, en vez de agobiarte por si estás o no atractiva o por si tardas mucho en llegar.

Normalmente suelo trabajar con mujeres para entender su relación con su sexualidad y su cuerpo. Literalmente, ayudo a las mujeres a encontrar el placer en sus cuerpos, a ampliar su capacidad para disfrutar y, en el caso de algunas mujeres, a descubrir el orgasmo por primera vez.

Las razones por las que las mujeres se contienen y no se entregan a sentir, a recibir el placer en sus cuerpos y tener orgasmos son más habituales de lo que creemos. Pero no hay que alarmarse, las mujeres pueden abrirse al placer y cambiar la relación con su cuerpo y su sexualidad a cualquier edad.

Cuatro razones habituales por las que las mujeres no tienen orgasmos

1. Se preocupan por el tiempo.

Deja ya de mirar el reloj. El sexo no se trata de ver quién termina primero. A muchas mujeres les preocupa tardar demasiado, y llegan a pensar que son egoístas o que deberían hacer algo verdaderamente útil en vez de dedicar su tiempo a disfrutar.

De hecho, es muy común que las mujeres se contengan al experimentar placer, porque es algo que requiere su tiempo; al final, terminan por caer en una autopercepción de ridículo y censura. Si lo que quieres es no conseguir llegar a tener un orgasmo delicioso, nada como pararte a pensar si estás o no tardando mucho, siendo egoísta o insaciable. A veces, las mujeres tardan un poco más en relajarse y abrirse al placer en su cuerpos. Los orgasmos llevan su tiempo, y precisamente los mejores orgasmos son los que se trabajan lentamente, sin prisas. ¡Deja que lleguen! ¿Es que no merece la pena que te dediques tiempo a ti misma? Date permiso para sentir placer en tu vida. No pasa nada por desear un orgasmo u orgasmos múltiples, o LOS QUE SEAN. ¿Es que no va siendo hora de que eleves tu umbral de placer? Encuentra un momento para los orgasmos. Y por favor, deja de mirar el reloj, el sexo no tiene límite de tiempo.

2. Les cuesta que les proporcionen placer.

A muchas mujeres se les da bien hacer cosas por los demás. Suelo hablar con innumerables mujeres que quieren que les enseñe a "dar placer" a sus parejas. La cuestión es que, cuando profundizamos en el asunto, descubro que el mayor problema reside en que ¡no saben cómo recibir placer! Las mujeres están condicionadas a dar. Para muchas mujeres, permitirse disfrutar de su cuerpo es un concepto rupturista. Para algunas, es difícil asimilar esta necesidad y, por desgracia, si no te permites recibir placer, es casi imposible dejarte llevar y alcanzar el orgasmo.

Mereces placer y felicidad. Puedes dártelos a ti misma y/o con la contribución de tu pareja. Algunas veces, tenemos que tomar ese placer, reclamarlo como nuestro y conquistarlo, casi literalmente. Busca el momento para dejar de dar y ábrete al placer de recibir. Recuerda, tu pareja también quiere ofrecerte algo hermoso. Acepta, saborea y disfruta el regalo.

3. No saben.

Muchas mujeres, en realidad, no saben cómo tener un orgasmo.

Es difícil de creer que toda una mujer con una carrera universitaria no conozca su propia anatomía, pero es algo extraordinariamente común. Es difícil tener un orgasmo cuando no estás familiarizada con el funcionamiento de tu éxtasis ni con las partes que componen tu sexo. Hay muchas, demasiadas mujeres, que no se informan sobre su propia anatomía y no tienen ni idea de qué caricias le pueden dar más placer. Si no conoces el nombre de las partes de tu anatomía y no sabes qué te da placer, ¿cómo puedes explicárselo a alguien? Muchas mujeres nunca han sentido ese tacto maravilloso y, por desgracia, sus parejas son tan ignorantes como ellas.

Así que, ¿cómo esperas poder pedir algo que ni siquiera sabes que existe?

La mayoría de mujeres no sabe que es muy normal no llegar al clímax sin la estimulación del clítoris. Ni hombres ni mujeres reciben educación sobre el cuerpo femenino. Para aprender más sobre el órgano sexual primario de las mujeres --el clítoris-- por favor lee este blog (en inglés). [También puedes leer este otro en español]

El hecho es que nuestro clítoris necesita llenarse de sangre e hincharse igual que lo hace un pene para tener esos orgasmos increíbles. ¡Y eso requiere tiempo y estimulación! Así que si no estás tocando ciertas partes de tu vulva --los labios interiores y tu clítoris-- estás cerrando la puerta principal al mundo del placer. Puede llevar tiempo aprender y experimentar con tu propio cuerpo, pero es algo imperativo si quieres experimentar orgasmos y expandir tus límites de placer.

Familiarizarte con tu cuerpo y tomar las riendas de tu sexualidad requiere tiempo y esfuerzo. Si estás dispuesta a ir al gimnasio, comer sano, meditar y visitar al médico regularmente, ¿por qué no ibas a dedicarte a cuidar de tu sexualidad? Un sexo fantástico no suele aparecer por generación espontánea. Tenemos que crear nuestras propias y fantásticas vidas eróticas, con el afán, el entusiasmo y la imaginación que merece nuestro sexo. La sociedad, de muchas maneras, influye en la mujer y le insta a ofrecer su sexualidad al hombre para que él haga el resto. Nos convierten en pasivas, en lugar de receptivas. Sólo cuando las mujeres son dueñas de su propia sexualidad, cuando conscientemente desean y buscan un buen sexo y se hacen responsables de su propia vida sexual, sólo entonces ocurre la magia del sexo.

¿Qué pasaría si tu sexualidad y tu relación con tu cuerpo fueran algo prioritario en tu vida? No soy la única que cree que la excitación sexual, los orgasmos y el placer nos conectan con nuestra propia fuente de energía vital. Es nuestro combustible, el catalizador de nuestra creatividad, lo que nos une con las partes más profundas de nuestro ser.

4. Se han construido sus propios umbrales de placer.

Hay demasiadas mujeres que limitan su placer y las posibilidades que sus propios cuerpos les ofrecen.

Creen que sólo pueden tener un orgasmo (que uno es suficiente) o que el sexo sólo puede ser de una forma en particular. Al hacer esto, en realidad estás cortando las alas al sexo libre. Te apagas a ti misma. Es posible que te hayan educado en ese umbral de placer, tú misma o a través de tu familia, antiguos amantes o incluso amigos, que te hayan hecho sentir vergüenza por cómo expresas tu sexualidad. Libérate de lo que crees que significa el sexo. Olvida las evaluaciones y no compares tu sexualidad con la de los demás. Deja que el sexo sea espontáneo, más parecido a una danza moderna que a un ballet clásico.

La clave de un buen orgasmo está en el calentamiento, en dejarse llevar y recibir, en permitir que se desvanezcan los umbrales del placer. Un sexo grandioso no entiende de tiempo. Es un abandono en el ritmo de los cuerpos y los jadeos.

En realidad, la mayoría de nosotras no tiene la oportunidad de ver a otra mujer (no a una actriz) practicando sexo y teniendo un orgasmo. El sexo real es demasiado complejo para Hollywood. Así que, en cierto modo, todas intentamos aprender a hacer algo de lo que nunca hemos sido realmente testigo.

Tener orgasmos no es un deporte olímpico ni una competición. Más bien es la entrega de ti misma a una danza erótica, a la auténtica expresión de tu ser.

¿Qué pasaría si te permitieras ser libre, si celebraras abiertamente el placer de una expresión sexual sin cadenas?

Me pregunto si entonces necesitarías la ayuda de esas pastillas rosas.

___________________________

Este post fue publicado originalmente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Diego Jurado Moruno

Ve a nuestra portada Facebook TwitterInstagramPinterest