BLOGS

'Crowdfunding', cuando los usuarios apuestan por la ficción

28/05/2013 08:15 CEST | Actualizado 28/07/2013 11:12 CEST

Mayo 2013 se ha convertido en el mes del crowdfunding. El pasado 14 de mayo se estrenó -de forma simultanea en cine y en Internet- El Cosmonauta, el paradigma de la ficción nacional realizada a través de dicha estrategia colaborativa. La película rodada por Riot Cinema Collective ha sido posible gracias a las micro aportaciones de casi 5.000 personas e instituciones, convirtiéndose en la primera película española financiada casi íntegramente de forma colectiva (80%).

Además, este proyecto realizado por Nicolás Alcalá (director), Carola Rodríguez y Bruno Teixedor, es un universo transmedia que gravita en torno a una película de 80 minutos de metraje, 34 episodios de entre 2 y 15 minutos, un libro, un falso documental y un plan de producción público y disponible a través de su Web. Los autores/productores también han habilitado una plataforma online para solicitar un estreno en cines de cualquier ciudad. Ya han cerrado 22 citas en 9 países para las próximas semanas.

Trailer El Cosmonauta (En todas tus pantallas el 18 de Mayo) from Riot Cinema on Vimeo.

Y es que, aún teniendo sus detractores, el crowdfunding está demostrando que hay proyectos nacidos para ser colaborativos.

La webserie francesa NOOB, de la productora independiente Olidry Studio, tenía que recaudar 35.000 euros para el lanzamiento de su película y en tan sólo dos semanas ha recaudado 264.000. La productora ya ha anunciado una trilogía.

Este es el caso de un producto que ya había creado una comunidad de fans, algo que los expertos aconsejan como indispensable para proponer un crowdfunding. En Francia, NOOB es una de las webseries más conocidas, con cinco temporadas y 76 episodios. La webserie ha generado más de 44 millones de visitas acumuladas en diferentes plataformas (Youtube, Dailymotion y Wat), con una media de 450.500 visitas por episodio. Y todos sus fans han conseguido -o conseguirán- que se lleve a cabo la película de la webserie que lleva triunfando por las redes francesas los últimos años.

Y si viajamos hasta la meca de la ficción, Los Ángeles, también encontramos usuarios con ganas de colaborar en sus producciones favoritas. La webserie norteamericana Video Game High School mezcla cine, videojuegos y realidad, y te sumerge en un mundo parecido al de Matrix en el que es difícil saber si estás jugando o no. Sus creadores se quedaron sin dinero para realizar una segunda temporada y optaron por el crowdfunding. Para ello, animaron a sus seguidores a recopilar 35.000 dólares y estos les respondieron ofreciéndoles ¡hasta 800.000!

He oído tantas veces que el crowdfunding solo funciona cuando ya tienes una comunidad de fans creada, que el fenómeno Cosmonauta ha marcado un punto de inflexión en la financiación colaborativa, ya que ha demostrado que los usuarios también apuestan por promesas...