BLOGS

Las ventas en corto

30/07/2012 08:18 CEST | Actualizado 28/09/2012 11:12 CEST
Andrew Burton / Getty Images

El pasado lunes 23, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) prohibió realizar, durante tres meses, operaciones en corto. Aquí pueden surgirnos muchísimas dudas: ¿Qué son las "operaciones en corto"? ¿Por qué se prohíben? ¿Por qué existían en primer lugar? ¿Qué efecto tendrá esta prohibición?, ...

Vamos por partes... ¿Qué son las operaciones en corto? Básicamente son lo opuesto a lo que conocemos como "comprar barato para vender caro" (en idioma financiero "posiciones u operaciones largas"), donde ganamos o perdemos la diferencia entre el precio que hemos recibido al vender y el que hemos pagado al comprar. Por el contrario, en las operaciones en corto, lo que se busca es "vender caro y luego comprar barato". Esto se logra de la siguiente manera: pido prestado algo que hoy no tengo, lo vendo al precio de hoy y compro otro al precio que esté en el momento en el que lo tenga que devolver. Haciendo esto, ganaría siempre que el precio que pague por comprar sea inferior que el precio al que vendí en primer lugar. Pongamos un ejemplo: hoy pido prestada, durante un mes, una acción del banco X y la vendo hoy mismo a 10 euros. En un mes, tengo que devolver esa acción que me han prestado, pero evidentemente, como la he vendido, ya no la tengo, por tanto tengo que comprarla. Si el precio al que la compro es, supongamos, 8 euros, he ganado 2 euros con esta operación. Con lo cual, ganaríamos siempre que el precio de dentro de un mes sea inferior que el precio de hoy (sin tener en cuenta lo que tendremos que pagar por el préstamo). Estamos "apostando" a que el precio bajará. Evidentemente, asumimos riesgos: lo máximo que podemos ganar es el precio que hoy hemos recibido en la venta si después compramos a 0 euros, pero no hay límites a las pérdidas que podemos tener, ya que en un mes, el precio de la acción puede ser 8, 10, ó 50. Esto es lo opuesto a lo que pasa en las "operaciones largas" que comentamos anteriormente, donde las pérdidas son como máximo lo que hemos pagado, y las ganancias pueden ser ilimitadas cuando el precio sube.

¿Por qué se prohíben? La justificación se encuentra en intentar reducir los movimientos excesivos que existen en el precio de las acciones. Pero cuidado, ¡esto no quiere decir que ahora los precios no puedan bajar! ya que los tenedores de acciones pueden seguir vendiéndolas y tendrán que venderlas a menor precio si no encuentran compradores. Sin embargo, sí que generaría un menor incentivo a que se realicen prácticas especulativas, esperando que los precios bajen y se beneficien de esta bajada los que han realizado operaciones en corto.

Ahora, podemos plantearnos: si esta operativa puede tener efectos tan negativos sobre los precios de los activos... ¿Por qué existía en primer lugar? Hay mucho debate sobre si este tipo de operaciones debería permitirse o no. En contraposición con lo comentado anteriormente, la parte buena que se suele argumentar es que el permitirlas ayuda a que los precios no estén sobrevalorados, que no se generen burbujas que luego resultan muy dañinas, que ante una noticia mala los precios no caigan de golpe ya que la información negativa se va incorporando de forma gradual, e incluso se argumenta que permiten que, en momentos malos, haya mayores compras (los que compran para devolver lo que han pedido prestado) y se recupere la senda alcista más rápido.

Finalmente, ¿Qué se espera lograrcon esta prohibición? Justamente lo que hemos comentado, reducir el pesimismo y las fluctuaciones injustificadas en el precio de las acciones, especialmente en este momento tan crucial para la economía española. Esta no es la primera vez que se hace, y en la anterior oportunidad se logró reducir a la mitad las fluctuaciones en los precios, con lo cual se espera un efecto similar, es decir, que no veamos movimientos tan abruptos de subidas y bajadas en los precios de las acciones en estos próximos tres meses.

Como conclusión, las ventas en corto son operaciones que buscan obtener beneficios de bajadas esperadas de precios y sobre las cuales hay gran debate respecto de los beneficios e inconvenientes que tienen para el correcto funcionamiento de los mercados.