Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Pepa J. Calero Headshot

Vulnerable: reconociendo la fragilidad

Publicado: Actualizado:
Imprimir

"La vida me ha enseñado una infinidad de cosas. Llevo cincuenta y cuatro años en ella, lo cual no es desechable. Probablemente, ya aprendí todo lo que deba aprender, el resto permanecerá intocado para mi virtual sabiduría. Soy una pecadora en muchos aspectos, realzando como el peor pecado el del desaliento, una emoción esencialmente chilena. Todas las aspiraciones a la dicha real me constituyen un tormento, pues intuyo que jamás podremos realizarlas. Oscilo; a veces el mundo escapa a mi comprensión, otras, me siento capaz de abrazar toda extravagancia de sus moradores, lo que probablemente le ocurra a todos. Y uno de mis aprendizajes, adquirido con su buena cuota de incertidumbre y pesar, es que para una mujer, ser independiente es algo difícil, aun al borde del cambio de siglo en que nos encontramos. Que las que buscan su autodeterminación casi siempre pagan caro por ello. Que la palabra libertad aplicada a una mujer es casi siempre una mentira. Sobrevivo ensayando de sustraerme a esa implacable realidad, volviendo la cara para no encontrármela nunca de frente".

Marcela Serrano, Nuestra Señora de la Soledad

Lo reconozco, ser madre me hizo ser consciente por primera vez de mi fuerza y, sobre todo, de mi fragilidad. Hasta entonces, mi vida transcurría en el vaivén de las certezas, de mostrar una imagen fuerte y correcta. Fue sencillo. Sin embargo, tras el parto, un sentimiento de ingravidez se instaló sobre muchas de mis inamovibles creencias. Recuerdo el posparto, el puerperio y esa extraña emoción que me partía el alma en dos, sintiéndome triste, desolada con mi hijo en brazos sin saber cómo ni por qué. La maternidad te trastoca y te cuestiona todas las respuestas.

Saberme imperfecta y hacer mío el lema: "Solo sé que no sé nada" llegó con mis hijos y ahí se quedó grabado en la conciencia. Afortunadamente. Una lección imponente. Adaptación y flexibilidad. Conocer las limitaciones, convivir con los aciertos y errores. A partir de entonces, acepté la fragilidad como parte esencial de lo cotidiano y, lo reconozco, me va mucho mejor.

Todos lo sabemos. Se premia y se admira la fuerza, el poderío, la seguridad. Imagen y brillo. Apariencia y poder. A algunas personas les incomoda pedir perdón, reconocer errores. Se sienten, usando sus mismas palabras, "más pequeñitos". Aceptar delante de los otros, y sobre todo, de nosotros mismos, que somos vulnerables y que erramos no es fácil. Pero es sanador, como si de pronto, tras decirlo, saliera del pecho una paloma camino del cielo. Recuerdo la primera vez que pedí perdón a mis hijos pequeños. Supuso un tremendo esfuerzo, lo reconozco, pero hizo que me sintiera mucho mejor.

No nos gusta mostrarnos frágiles. Lo sé, nos hace vulnerables y nos deja con el alma en cueros ante el mundo y sus gentes. Contamos con tantos disfraces como el atrezzo de un teatro. Un repertorio de registros y alternativas que a veces nos dañan en vez de protegernos. Lo sensato, creo, es aceptar nuestra inconsistencia. Hace falta mucho valor para admitir nuestras imperfecciones. Imperfecciones, que por cierto, todo el mundo, hasta los más admirados e intocables, poseen.

En ocasiones, confundimos debilidad con fragilidad. Son cosas distintas. La fragilidad convive con la fortaleza, como entrañables amigos, mientras que la debilidad va unida con la dureza en el trato, como un amigo interesado.

Ser vulnerable es aceptar que podemos caer, que nos pueden dañar y, sin embargo, podemos levantarnos. Por el contrario, ser débil conlleva esperar o delegar en los otros la responsabilidad de levantarnos. Cuando los débiles ostentan el poder, pueden llegar a ser auténticos tiranos.

Brené Brown, una prestigiosa socióloga estadounidense, ha dado un giro a nuestras creencias con su defensa e investigación sobre El poder de la vulnerabilidad.

"Estoy muy agradecida por sentirme vulnerable, porque implica que estoy viva"

Brené Brown.

Aceptar nuestros miedos, derrotas, inseguridades y esas cosillas nuestras es lo que nos hace personas, seres más fuertes. Estoy convencida de que el mundo sería mejor, más humano y compasivo, si todos admitiéramos la vulnerabilidad como parte intrínseca de nuestro ser. Creo que es el auténtico legado que podemos dejar a nuestros hijos. Enseñarles a abrazar -como nosotros debemos hacer- la fragilidad para levantarnos una y mil veces más.

Este post fue publicado originalmente en el blog de la autora